Archivo | febrero 2011

Cómo tener amistades verdaderas (segunda parte)

Por: Roberto Manzanares

II.- NOS PROPORCIONA AYUDA EN LAS COSAS ESPIRITUALES

1.- AMANDO LA PALABRA DE DIOS (1Juan 2:3-6)

a) De un verdadero amigo nunca faltará el consejo de Dios. Usted podrá pensar que no es de mucho valor decirle algo de la Biblia a alguien, pero no es así. Lo más importante que podemos compartir con nuestros amigos es el consejo de Dios, si no lo hacemos es porque no los amamos. Nuestros verdaderos amigos siempre nos apoyarán a buscar el consejo de Dios y a amar su Palabra.

b) En lo personal, no quiero ser recordado por mis amistades porque jugaba bien football, o porque le regalé algo a alguien, sino porque pude compartirles lo que Dios dice para ellos. A las personas nos gusta compartir con nuestras amistades lo bueno que nos ha pasado, si usted no comparte con otros la Biblia es porque considera que no hay nada bueno en ella para usted ni para otros.

2.- AMANDO LA CONGREGACIÓN A LA QUE PERTENECE (Salmos 27:4)

a) Los verdaderos amigos siempre están en la casa de Dios. Ellos son los que nos animan para estar en el Templo adorando a nuestro Dios. La frase esté yo en la casa de Jehová expresa el deseo de David de estar siempre cerca de la presencia de Dios. La hermosura de Jehová habla de la «agradable naturaleza» de Dios. Su deseo más grande era vivir cada día de su vida en la presencia de Dios. Tristemente, este no es el deseo más grande de muchos que dicen ser creyentes. Pero aquellos que pueden vivir  en la presencia de Dios en esta tierra podrán hacerlo en el cielo.

b) Las amistades verdaderas nunca harán que descuidemos nuestros servicios en la Iglesia, nunca procurará alejarnos de la congregación. Muchos jóvenes hoy en día dicen: “pero es que todos mis amigos hacen así” eso demuestra que no son seguidores de Cristo sino de sus falsas amistades. Yo espero que usted tenga claro de quién es seguidor.

3.- IMITANDO LO BUENO (3 Juan 11)

a) Hermanos, necesitamos seguir los buenos ejemplos. El buen ejemplo de otros se perfecciona cuando hay amigos dispuestos a imitarlo. Un buen amigo no nos dará un mal ejemplo porque está interesado en nuestro bienestar. El salmo 1 nos enseña que no debemos andar en camino de pecadores, es decir, con personas que nos dan ejemplos incorrectos.

b) El apóstol Juan nos dice que la prueba de nuestro compromiso con Dios es que rechazamos personalmente el mal y abrazamos una vida moldeada según lo que es bueno. El estilo de vida que exhibimos es un reflejo directo de la medida en que tenemos comunión con Dios.

Conclusión: (Proverbios 18:24)  Las grandes amistades son costosas. Nadie puede tener amigos correctos si él mismo no es un amigo de verdad. Si alguien tiene malos amigos es porque es un mal amigo. Las malas amistades solo persiguen a las malas amistades. Le invito a que usted sea un amigo de verdad, un amigo conforme al corazón de Dios y tendrá amistades correctas.

Cómo tener amistades verdaderas (primera parte)

Por: Roberto Manzanares Contreras

Sermón predicado en la Conferencia de Jóvenes en Río Esteban, Colón.
Diciembre 2007.

I Samuel 20:1-9. La Biblia enseña que David y Jonatán era muy amigos, su amistad es una de las más notables en las Escrituras. Hay una palabra que va íntimamente relacionada con la amistad, esa es “influencia”. Nuestros amigos tienen y ejercen influencia sobre nosotros, si nuestras amistades son correctas, la influencia que recibamos será correcta, pero si no son correctas, tampoco lo será su influencia.

Mencionaré algunos principios que si los aplicamos nos serán de guía para que seamos sabios a la hora de escoger a nuestras amistades. Pretendo exponer algunas características de aquellos que pueden proveernos una amistad verdadera.

I.- NOS PROPORCIONA AYUDA FRENTE AL ENEMIGO

1.- NOS PROTEGEN DEL PELIGRO (1 Samuel 20:9)

a) Saúl quería asesinar a David pero su amigo estaba listo para protegerlo del peligro que corría. ¿No debe ser ésta la actitud de todo el que dice ser nuestro amigo o amiga? Si yo no soy un verdadero amigo, no me importará el bienestar físico ni espiritual de otro. Quien no está interesado en mi bienestar físico y espiritual no puede ser una verdadera amistad.

b) La Biblia enseña que una verdadera amistad nos protegerá del peligro, en ningún caso nos expondrá a lo malo. Hoy en día tenemos a muchos jóvenes cristianos que llaman “amigos” a personas que los motivan a apartarse del camino del Señor y de las enseñanzas que reciben en la Iglesia.

c) Jonatán actuó para proteger a David, el contribuyó con hechos (20:20-22) Los amigos no sólo hablan de cuidarse, sino que lo hacen. Tristemente he visto muchos ejemplos de “amigos” que en vez de cuidarse se empujan al despeñadero. Nosotros los cristianos tenemos la obligación divina de cuidarnos los unos a los otros.  Jonatán nunca interpuso su bienestar personal delante de aquellos que amaba.

2.- NOS AYUDAN A CONFRONTAR EL PECADO (1 Samuel 20:31-33)

a) El hecho que Saúl era su padre no impidió que Jonatán lo confrontara. En otras palabras Jonatán confrontó a Saúl porque era un amigo con lealtad (nobleza, honestidad, rectitud).  La lealtad Jonatán siempre se guió por la verdad. No es leal el amigo que nos deja hacer lo malo, sino aquel que nos ayuda a confrontarlo.

b) (Gálatas 2:11-13) Pedro era un creyente de más respeto y antigüedad que Pablo, pero por su amor a la obra y al hermano debió confrontarlo. Hoy en día el “verdadero amigo” es el que nos felicita por lo malo que hacemos, el que nos encubre y hasta se convierte en nuestro cómplice, pero esa idea es una mentira del diablo que muchos jóvenes creen. El verdadero amigo reprende, exhorta y nos confronta con el pecado. Un verdadero amigo hará esto porque Dios así lo enseña.

c) El cristiano verdadero no es un acomodado que se deja influenciar incorrectamente. La relación que el cristiano tenga con Dios es la que le dará la fortaleza y la decisión para confrontar el pecado propio y ayudar en esto a sus amigos.

Todos nuestros amigos deben saber que nuestra primera responsabilidad es con Dios, entonces nuestra relación con ellos será más beneficiosa. La fidelidad hacia Dios pone todas las otras relaciones en perspectiva  ¿Saben sus amistades para quién es su mayor lealtad? ¿Tiene usted amigos que aman a Dios sobre todo lo demás?

Cosas que puede hacer un nuevo creyente

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

A veces, cuando recién hemos creído en Cristo como Salvador, nos preguntamos… ¿y ahora qué?

¿Qué sigue luego de eso? Los demás miembros de la Iglesia suelen estar ocupados en sus propios trabajos en la obra, mientras nosotros… solo podemos observar. Bien… ahora tengo para ustedes una pequeña lista de sugerencias, para que los nuevos creyentes comiencen a hacer las buenas obras que “Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:10)

1.- Un recién nacido a la vida espiritual, necesita comenzar a alimentarse y crecer, tal como los bebés cuando nacen. Comience por leer el Evangelio de Juan, y luego la Primera Epístola de Juan. Puede que mientras vaya leyendo, nuevas preguntas y curiosidades surjan en su mente…. ha llegado la hora de buscar a quién preguntar. No se quede con dudas.

2.- Ocúpese en asistir a los cultos  (Hebreos 10:25) y en orar. No se preocupe por lo sencillo de sus oraciones. Dios escucha atentamente a los niños cuando oran por su mami y por su papi… tenga la seguridad de que a usted también le escucha y toma en serio sus sentimientos.

3.- Comience a hacer amistades y a tratar de conocer también al Pastor, a su esposa e hijos y a otros hermanos y hermanas.

4.- Luego de unos meses de estar leyendo la Biblia y asistiendo a los cultos tanto como le sea posible, notará que ha aumentado su conocimiento y comprensión sobre  las actividades de la Iglesia,  cómo son los cultos, quiénes son los líderes de la congregación y sobre todo, de aspectos importantes de la doctrina que se predica allí. Si lo que lee y observa le motiva a perseverar en esa congregación, infórmese sobre los cursos de discipulado que esa Iglesia ofrece para nuevos creyentes, y decida tomarlo.

5.- Conforme vaya estudiando y congregándose, su corazón se motivará a dar el paso del bautismo. Cuando este pensamiento llegue a su mente, pida a su maestro de discipulado que le explique lo que la Biblia dice al respecto.

6.- Una vez que haya sido bautizado, no tema integrarse con entusiasmo a las actividades que ahora puede hacer, por la gracia de Dios. No espere invitación… infórmese y planee la forma en que va a colaborar, planee la forma en que continuará leyendo la Biblia, planee cómo va a compartir el Evangelio con sus conocidos, y comience!!!

Esto es lo que tengo para ustedes por hoy… espero sus comentarios y más ideas, para que la vida espiritual de los nuevos convertidos, vaya fortaleciéndose, y puedan, ser y estar como  la Biblia dice:

Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios. (Filipenses 1.9-11).

“…que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios…” (Colosenses 1:9-10)

”…para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo…” (Efesios 4:14-16).

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”  (I Corintios 15:58).

Usted también está perdido… más vale que lo crea.

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

Números 17:12 “Entonces los hijos de Israel hablaron a Moisés, diciendo: He aquí nosotros somos muertos, perdidos somos, todos nosotros somos perdidos.”

Estas son palabras de la gente del pueblo de Israel…. ¿Por qué decían algo tan terrible? Bien pues, hubo un incidente antes de que estas palabras fueran pronunciadas: Hubo unos hombres entre el pueblo llamados  Coré, Datán y Abiram, que  murmuraron contra Moisés y Aarón.  Decían que Moisés y Aarón se habían autonombrado líderes del pueblo, y no dejaban que nadie más buscara la manera de acercarse a Dios.

Ellos estaban olvidando, que Dios había escogido especialmente a Moisés para que fuera su mensajero, su profeta para el pueblo, transmitiéndoles las órdenes de Dios, lo que Dios quería que ellos hicieran; y Aarón, había sido escogido como sacerdote para que ofreciera delante de Dios los sacrificios para perdón de los pecados. Nadie más podía hacer esto. El que se atreviera, moriría. Israel tenía en Moisés y Aarón unos mediadores e intercesores para con Dios. Dios mismo lo había decidido así para hacerle bien al pueblo. Pero esos hombres dijeron: “ ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?” (Números  16:3).

Parafraseando un poco, les dijeron: “!ya estamos hartos de ustedes! toda esta gente es buena, todos creen en Dios, ¿acaso creen que solo lo que ustedes hacen le agrada a Dios?”. La consecuencia de esta actitud fue terrible… Dios dijo: ”Habla a la congregación y diles: Apartaos de en derredor … de Coré, Datán y Abiram… Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos. Abrió la tierra su boca, y los tragó…” (Números 16.24 y 31-32).

Esas personas que creyeron que ellos podían acercarse a Dios de una forma diferente a la que Dios mismo había establecido, terminaron muy mal: murieron. Cuando el pueblo vio esto con terror, dijeron estas palabras que citamos al comienzo, reconociendo que ninguno de ellos  era capaz de acercarse a Dios por sus propios medios. Si alguno quería hacerlo, debía ser por medio de Moisés y de Aarón. Para eso Dios los nombró a ellos.

Nosotros ahora, no tenemos a Moisés y Aarón… tenemos a alguien infinitamente mejor que ellos… tenemos a Cristo. Dios lo nombró a él para hacernos bien a nosotros. Cuando Cristo vino a la Tierra, nos enseñó lo que Dios quiere que hagamos:

“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”  (Jn 5.24)

“Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.” (Marcos 1:14-15)

Además, cuando Cristo vino a la Tierra, él mismo se ofreció como sacrificio para el perdón de nuestros pecados. No hay nadie que pueda hacer algo semejante a este sacrificio de nuevo:

“Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”  (Hebreos 9:28)

“…¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?” (Hebreos 9:14)
En Cristo se reunieron los dos oficios que desempeñaron Moisés y Aarón. Así como Israel podía acercarse a Dios por medio de ellos, nosotros podemos hacerlo por medio de Cristo. Eso es lo que Dios ha decidido:
“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo…” (1 Ti 2.5).

¿Y usted? ¿Ha estado pensando que puede acercarse a Dios usted solo? ¿Cree que sabe con certeza lo que Dios quiere que usted haga? ¿Cree que puede hacer un sacrificio que le haga digno del perdón de Dios? No se equivoque… es mejor que diga como el pueblo de Israel: “estoy muerto si creo que puedo obtener el favor de Dios yo solo… estoy PERDIDO”…. mientras no reconozca esto y siga pensando en su mente que va bien por donde va, no buscará la ayuda que Cristo puede y quiere darle… usted que está sin Cristo, está perdido. Más vale que lo crea.

Su verdad marcha hoy

Todo comenzó cuando Jesús, al fin de la Tierra envió
a predicar, a todos a contar, que el Jesús hay vida eternal.
El buscó a muchos, pero pocos halló dispuestos a obedecer,
Su gracia contar a la humanidad, que Jesús es Camino y Verdad.
Su Palabra poder no ha perdido, en esta hora oscura del mundo,
Hay trabajo para hacer, triunfos para obtener,
Porque su Verdad marcha hoy.
Algunos quieren su obra destruir… sus esfuerzos fracasarán;
A los creyentes pueden oprimir, pero en Jesús poder siempre habrá.
Y aunque muchos lleguen a morir, el poder de Dios es igual.
Aunque ataquen, no han de prevalecer: él es aún Camino y Verdad.
Su Palabra poder no ha perdido, en esta hora oscura del mundo,
Hay trabajo para hacer, triunfos para obtener,
Porque su Verdad marcha hoy.
Himno.
Ánimo hermanas… tenemos mucho trabajo por hacer!!!

Planificando para escribir para la gloria de Dios

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

Algunas hermanas me han comentado que, aunque tienen muchos deseos de escribir artículos para la Revista, a veces tienen problemas para dedicar tiempo a esa actividad a causa de sus muchas ocupaciones en casa, con sus hijos y sus otras tareas de estudio bíblico.

Pues, bien, tengo para ustedes, algunas sugerencias para que logren encontrar la manera de escribir sin afectar sus demás actividades:

1.- Si sale de casa a hacer mandados u otras diligencias, lleve con usted una libreta pequeña y lápiz, que le permita anotar las cosas que ve o piensa en el lugar donde vaya.

2.- Haga anotaciones breves que se refieran a lo que observó e impactó su mente, por ejemplo: gente abusiva en el tráfico, gente impaciente en una fila, una señora descuidada, un niño haciendo un berrinche a su mamá, etc… todas estas cosas pueden dar origen a un escrito más tarde.

3.- Cuando llegue a casa, piense un poco mejor cómo se sintió cuando observó esas cosas, si recordó algún pasaje bíblico o si pensó en la forma en que Dios observa esas conductas en las personas.

4.- Piense en su escrito mientras lava platos, cocina o  limpia la casa.

5.- Consiga un anotador que pueda colgar en una pared o en su refrigeradora, junto con un lápiz. Si se le ocurre alguna idea y no tiene tiempo para buscar su libreta y sentarse a escribir, puede anotarlo allí rápidamente. Como beneficio extra, tendrá visible su anotación para seguir pensándola.

6.- Póngase cierta cantidad de líneas o páginas como meta, por ejemplo: cada día voy a escribir 5 líneas… o, mi artículo finalmente tendrá 24 líneas, o media página. Usted decide cuánto.

7.- Si su escrito está basado en algo de la vida práctica, no olvide relacionarlo con un pasaje bíblico al menos. Y si se basa en un pasaje bíblico, haga una aplicación al menos para la vida práctica de las mujeres creyentes.

Espero sus comentarios al respecto, y desde luego, más sugerencias. Hermanas, ustedes no saben cuánto beneficio pueden darle a la vida de alguien, al escribir sobre sus experiencias y compartirlas. Ustedes no saben a cuántas manos podría llegar nuestra Revista, y cuántas mujeres podrían conocer la obra de Cristo por medio de nuestros escritos.