Usted también está perdido… más vale que lo crea.

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

Números 17:12 “Entonces los hijos de Israel hablaron a Moisés, diciendo: He aquí nosotros somos muertos, perdidos somos, todos nosotros somos perdidos.”

Estas son palabras de la gente del pueblo de Israel…. ¿Por qué decían algo tan terrible? Bien pues, hubo un incidente antes de que estas palabras fueran pronunciadas: Hubo unos hombres entre el pueblo llamados  Coré, Datán y Abiram, que  murmuraron contra Moisés y Aarón.  Decían que Moisés y Aarón se habían autonombrado líderes del pueblo, y no dejaban que nadie más buscara la manera de acercarse a Dios.

Ellos estaban olvidando, que Dios había escogido especialmente a Moisés para que fuera su mensajero, su profeta para el pueblo, transmitiéndoles las órdenes de Dios, lo que Dios quería que ellos hicieran; y Aarón, había sido escogido como sacerdote para que ofreciera delante de Dios los sacrificios para perdón de los pecados. Nadie más podía hacer esto. El que se atreviera, moriría. Israel tenía en Moisés y Aarón unos mediadores e intercesores para con Dios. Dios mismo lo había decidido así para hacerle bien al pueblo. Pero esos hombres dijeron: “ ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?” (Números  16:3).

Parafraseando un poco, les dijeron: “!ya estamos hartos de ustedes! toda esta gente es buena, todos creen en Dios, ¿acaso creen que solo lo que ustedes hacen le agrada a Dios?”. La consecuencia de esta actitud fue terrible… Dios dijo: ”Habla a la congregación y diles: Apartaos de en derredor … de Coré, Datán y Abiram… Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos. Abrió la tierra su boca, y los tragó…” (Números 16.24 y 31-32).

Esas personas que creyeron que ellos podían acercarse a Dios de una forma diferente a la que Dios mismo había establecido, terminaron muy mal: murieron. Cuando el pueblo vio esto con terror, dijeron estas palabras que citamos al comienzo, reconociendo que ninguno de ellos  era capaz de acercarse a Dios por sus propios medios. Si alguno quería hacerlo, debía ser por medio de Moisés y de Aarón. Para eso Dios los nombró a ellos.

Nosotros ahora, no tenemos a Moisés y Aarón… tenemos a alguien infinitamente mejor que ellos… tenemos a Cristo. Dios lo nombró a él para hacernos bien a nosotros. Cuando Cristo vino a la Tierra, nos enseñó lo que Dios quiere que hagamos:

“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”  (Jn 5.24)

“Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.” (Marcos 1:14-15)

Además, cuando Cristo vino a la Tierra, él mismo se ofreció como sacrificio para el perdón de nuestros pecados. No hay nadie que pueda hacer algo semejante a este sacrificio de nuevo:

“Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”  (Hebreos 9:28)

“…¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?” (Hebreos 9:14)
En Cristo se reunieron los dos oficios que desempeñaron Moisés y Aarón. Así como Israel podía acercarse a Dios por medio de ellos, nosotros podemos hacerlo por medio de Cristo. Eso es lo que Dios ha decidido:
“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo…” (1 Ti 2.5).

¿Y usted? ¿Ha estado pensando que puede acercarse a Dios usted solo? ¿Cree que sabe con certeza lo que Dios quiere que usted haga? ¿Cree que puede hacer un sacrificio que le haga digno del perdón de Dios? No se equivoque… es mejor que diga como el pueblo de Israel: “estoy muerto si creo que puedo obtener el favor de Dios yo solo… estoy PERDIDO”…. mientras no reconozca esto y siga pensando en su mente que va bien por donde va, no buscará la ayuda que Cristo puede y quiere darle… usted que está sin Cristo, está perdido. Más vale que lo crea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s