Cómo tener amistades verdaderas (primera parte)

Por: Roberto Manzanares Contreras

Sermón predicado en la Conferencia de Jóvenes en Río Esteban, Colón.
Diciembre 2007.

I Samuel 20:1-9. La Biblia enseña que David y Jonatán era muy amigos, su amistad es una de las más notables en las Escrituras. Hay una palabra que va íntimamente relacionada con la amistad, esa es “influencia”. Nuestros amigos tienen y ejercen influencia sobre nosotros, si nuestras amistades son correctas, la influencia que recibamos será correcta, pero si no son correctas, tampoco lo será su influencia.

Mencionaré algunos principios que si los aplicamos nos serán de guía para que seamos sabios a la hora de escoger a nuestras amistades. Pretendo exponer algunas características de aquellos que pueden proveernos una amistad verdadera.

I.- NOS PROPORCIONA AYUDA FRENTE AL ENEMIGO

1.- NOS PROTEGEN DEL PELIGRO (1 Samuel 20:9)

a) Saúl quería asesinar a David pero su amigo estaba listo para protegerlo del peligro que corría. ¿No debe ser ésta la actitud de todo el que dice ser nuestro amigo o amiga? Si yo no soy un verdadero amigo, no me importará el bienestar físico ni espiritual de otro. Quien no está interesado en mi bienestar físico y espiritual no puede ser una verdadera amistad.

b) La Biblia enseña que una verdadera amistad nos protegerá del peligro, en ningún caso nos expondrá a lo malo. Hoy en día tenemos a muchos jóvenes cristianos que llaman “amigos” a personas que los motivan a apartarse del camino del Señor y de las enseñanzas que reciben en la Iglesia.

c) Jonatán actuó para proteger a David, el contribuyó con hechos (20:20-22) Los amigos no sólo hablan de cuidarse, sino que lo hacen. Tristemente he visto muchos ejemplos de “amigos” que en vez de cuidarse se empujan al despeñadero. Nosotros los cristianos tenemos la obligación divina de cuidarnos los unos a los otros.  Jonatán nunca interpuso su bienestar personal delante de aquellos que amaba.

2.- NOS AYUDAN A CONFRONTAR EL PECADO (1 Samuel 20:31-33)

a) El hecho que Saúl era su padre no impidió que Jonatán lo confrontara. En otras palabras Jonatán confrontó a Saúl porque era un amigo con lealtad (nobleza, honestidad, rectitud).  La lealtad Jonatán siempre se guió por la verdad. No es leal el amigo que nos deja hacer lo malo, sino aquel que nos ayuda a confrontarlo.

b) (Gálatas 2:11-13) Pedro era un creyente de más respeto y antigüedad que Pablo, pero por su amor a la obra y al hermano debió confrontarlo. Hoy en día el “verdadero amigo” es el que nos felicita por lo malo que hacemos, el que nos encubre y hasta se convierte en nuestro cómplice, pero esa idea es una mentira del diablo que muchos jóvenes creen. El verdadero amigo reprende, exhorta y nos confronta con el pecado. Un verdadero amigo hará esto porque Dios así lo enseña.

c) El cristiano verdadero no es un acomodado que se deja influenciar incorrectamente. La relación que el cristiano tenga con Dios es la que le dará la fortaleza y la decisión para confrontar el pecado propio y ayudar en esto a sus amigos.

Todos nuestros amigos deben saber que nuestra primera responsabilidad es con Dios, entonces nuestra relación con ellos será más beneficiosa. La fidelidad hacia Dios pone todas las otras relaciones en perspectiva  ¿Saben sus amistades para quién es su mayor lealtad? ¿Tiene usted amigos que aman a Dios sobre todo lo demás?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s