Archivo | agosto 2011

Engañosa es la gracia y vana la hermosura

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

Algunas de nuestras amigas y lectoras, preguntaron acerca del significado de estas palabras en Proverbios 31:30: “Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.”

Comenzaremos diciendo que estas palabras son parte del discurso de la madre del rey Lemuel. Es una mujer describiendo a la mujer virtuosa, a la mujer excelente. Proverbios 31:1 nos indica que Lemuel está citando las palabras con que su madre le enseñó. Ahora bien, la palabra “engañosa” en hebreo es “shéquer”, que se usa para designar algo que es falso, fingido o que es un embuste. Una mujer podría con fingimiento parecer noble, bondadosa, agraciada, de personalidad atractiva, cuando en realidad, todo es una actuación, que más tarde o más temprano, se acabará. El libro de Proverbios está lleno de advertencias contra tales mujeres, que parecen llenas de gracia y virtud, pero resulta que son un fraude. Por ello, la madre de Lemuel le dice, en otras palabras, que no se fíe a la primera, de una mujer que parece buena y noble, porque su “gracia”, puede ser engañosa.

Luego dice que la hermosura es vana. La palabra hebrea para “vana” es “jabél”, que se refiere a algo vacío y transitorio, con poco significado. No creo que sea necesario explicar con abundantes palabras, el hecho de que no seremos hermosas toda la vida… las arrugas, las canas y otras cosas, pronto aparecerán inevitablemente. Es un total desperdicio que dediquemos tanto tiempo a cuidar de esa hermosura exterior que se desgasta diariamente, en perjuicio de la hermosura de nuestro carácter y corazón… esa hermosura es la que realmente vale, la que se queda con nosotras y la que puede ponerse mejor con los años, en vez de decaer. No quiero decir, que no procuremos arreglarnos y cuidar de nuestros cuerpos. Lo que digo es que no vale la pena poner eso en primer lugar y que se convierta en nuestra ocupación más importante. La belleza de carácter en la Biblia, es mucho más reconocida y elogiada que cualquier otra cualidad en las mujeres.

Finalmente, el pasaje dice que la mujer que teme a Jehová, esa será alabada. La palabra hebrea para “teme” es “yaré”, que significa temor reverente, maravillarse ante Dios. Una mujer conciente de que se debe al Señor, que lo reverencia y lo honra en su vida, con sus acciones, palabras y pensamientos, esa es la que finalmente, tendrá alabanza y elogio. Puede ser que las personas que no conocen a Cristo, se burlen de la conducta de esta mujer, pero ella sabe que el elogio más importante, el que ella desea recibir, es el del Señor a quien ella ama. Los cumplidos y halagos de las demás personas, salen sobrando… ella no vive para ser reconocida por los demás sino por el Señor.

Que ahora que sabemos un poquito más sobre estas cosas, podamos orar y dedicarnos a ser esta clase de mujer… una cuya alabanza venga de Dios mismo, la cual siempre será recordada.

Cinco Doctrinas Claves

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

En la sección de Descargas de nuestro blog, está disponible el libro de Edwin Palmer, “Doctrinas Claves”. Como sugerencia para su estudio en clases dominicales de mujeres, les compartimos un material de trabajo que usamos en nuestra propia clase, y que nos resultó muy provechoso. Se incluyen algunos modelos de exámenes para aplicarlos a las estudiantes, así como un sermón de Spurgeon sobre los puntos del Calvinismo y un resumen de los puntos del Arminianismo. Esperamos que sea tan útil para ustedes como lo fue para nosotras. Cuéntennos su experiencia al respecto.

HOJAS DE TRABAJO CINCO DOCTRINAS CLAVES

Carolyn MacCulley: Cómo Vivir en Sabiduría en Medio de Una Cultura Feminista Decadente [Video]

Echen un vistazo a este video que nuestros queridos hermanos de Lumbrera.wordpress.com han compartido con nosotras:

http://lumbrera.wordpress.com/2011/08/23/carolyn-macculley-como-vivir-en-sabiduria-en-medio-de-una-cultura-feminista-decadente-video/#more-7842

¿Por qué la necesidad de una preparación?

Por: Eliseo Hernández Echegoyen

Queridas lectoras y amigas, reflexionemos en estas palabras… los creyentes somos los que más atención debemos poner a los estudios y la preparación intelectual individual y de nuestros hijos… la defensa de nuestra fe requiere que manejemos correctamente el lenguaje y gramática, que conozcamos sobre diversas corrientes de pensamiento. Debemos considerar nuestra preparación académica como una herramienta más para usar en la defensa del Evangelio, solo así tendrá sentido realmente que pongamos en ello tanto esfuerzo. 

El estudio es una prioridad y una necesidad de fundamental importancia. En gran parte valemos lo que sabemos y somos. Debemos de estudiar siempre, como si fuéramos a vivir 100 años, y vivir de tal modo como que si fuéramos a morir mañana.
El estudio y la preparación son el pan que nutre al intelecto, y nos capacitan para hacerle frente a la vida y tener un futuro más cómodo y seguro.
Si en verdad nos tenemos un buen grado de estimación, y queremos nuestro bien, tenemos que adquirir conocimientos—estudios. Es imperativo prepararnos para ser útiles y servir con eficacia a los demás.
No hay que perder el tiempo que tanto vale; aprovechándolo bien, preparándose para tener un mejor futuro, se multiplica la dicha de vivir felizmente. Algunos pierden el tiempo en pasatiempos peligrosos y después se encuentran en la cárcel, donde aprenden a aprovechar el tiempo en la lectura de la Palabra de Dios y los estudios seculares, sacando certificados del GED (preparatoria abierta), o aún estudios universitarios. Algunos que no quisieron asistir a programas de rehabilitación, encuentran tiempo y ánimo para hacerlo dentro de la cárcel. Pero les hubiera ahorrado la pena y muchas dificultades para ellos y sus familias, si hubieran vivido con freno y disciplina en sus vidas.
Hay que cultivar el buen hábito de la lectura, aprendiendo buenas cosas de buenos libros, sobre todos, el Libro de los libros, la Biblia, que nos enseña la verdadera sabiduría, para el buen vivir, estudiando metódicamente para libertarnos de la ignorancia, que es la madre de muchos males.
En cierto sentido, aprender es morir a la ignorancia, al oscurantismo, a la superstición, al error y al engaño—en cierto modo, aprender es saber vivir. Ojala que todos los latinos tengamos hambre del saber y ansias de superación intelectual, moral y espiritual elevándonos en alas de un idealismo positivo.
El que lee y sabe estudiar, es el que verdaderamente aprende y sabe; y el que sabe, siempre sobresale. Estudia, lee todo lo que puedas, para superarte; sé libre y fundamenta tu vida en la verdad. Cristo es la verdad y la vida.
La negligencia y el descuido han sido la causa de grandes tragedias. Descuidar la preparación y caer en la ignorancia es una tragedia, una pérdida irreparable. Una vez pasaremos por el mundo, y no pasaremos más; debemos de saber prepararnos para tener un buen futuro en la vida, y estar,
sobre todas la cosas, en el cielo algún día, y sin pena en la presencia del Señor. No es lo suficiente hacer una decisión de aceptar a Cristo; Jesús mismo dijo que el que quiere ser su discípulo, tiene que tomar su cruz y seguirle. Esto implica esfuerzo, disciplina, propósitos firmes, un destino exacto, la voluntad de aguantar cansancio, burla, tareas, escasez, responsabilidades aburridas, el escuchar las opiniones y los consejos de personas sabias, ser paciente y humilde.
¿Cuándo comenzar? Ahora, precisamente ahora mismo. Hay que empezar bien, seguir bien y terminar bien: saber comenzar y acabar. Lo que merece hacerse, merece que se haga bien; y lo que merece hacerse bien, merece que se haga perfectamente bien. Así que, lo que se siembra, se cosecha.
Las estadísticas aquí en los USA, en cuanto a los estudiantes hispanos, nos indican que muchos abandonan sus estudios y no terminan su secundaria; y de los que la terminan, pocos son los que van a las universidades, por varias razones; pero hay unos que hacen esfuerzos inauditos y vienen a ser buenos profesionales. ¡Los felicitamos! Triunfan a base de sacrificios grandes. Todo
aquello que merece intentar hacerse es difícil, y necesita esfuerzo. No hay nada que no sea difícil en la vida, fuera de no hacer nada.

Recomendamos a todos los jóvenes hispanos en USA, a esforzarse en sus estudios y a prepararse lo más posible, para ser de mucho bien y provecho: Aspiración, superación, Servicio. El que aspira a volar, ya está volando. Las cumbres intelectuales, morales y espirituales de la vida, las alcanzan las almas grandes que constantemente cultivan el estudio, y tienen anhelos de superación, volando como el cóndor a esas alturas. Entre más conocimiento tenga, más deseo se siente de seguir conociendo; el aprender llega a ser su pasatiempo más grande y más agradable, e influencia a otros a invertir su tiempo de igual manera. Las cumbres no se escalan simplemente contemplándolas; hay que andar y caminar con gran esfuerzo hacia arriba, con determinado anhelo de alcanzarlas. Lo mismo tenemos que hacer en los estudios para alcanzar la altura de la superación. Algo tenemos que sacrificar para alcanzar lo que queremos.
Empecemos con el mayor provecho del tiempo y las oportunidades, porque el tiempo perdido, perdido está, y las oportunidades no vuelven a presentarse. Dios usa el sufrimiento para enseñarnos muchas cosas; sufrimos el sacrificio de cosas menos importantes para alcanzar las más deseables; Utilicemos la ley del autodominio y la disciplina, y la de la opción. No nos deslicemos dejándolo todo al tiempo. Así es que ¡Manos a la obra! ¡Adelante hispanos!
Alguien tardíamente se lamentaba: “Malgasté el tiempo, y ahora, el tiempo me malgasta a mí”.
Cada uno se da el valor que quiere tener. Ten presente que vales lo que verdaderamente eres, y lo que eres, manifiestas con lo que haces. Oremos al Señor como el poeta guatemalteco, Raúl Mejía Gonzáles: “No permitas Señor que me deslumbre, quiero vivir mis males despreciando, y llegar como el Cóndor a la cumbre, y valiente morir, siempre luchando”.
Sí, hermanos hispanos, vale la pena estudiar lo más que podamos y alcanzar la meta de preparación y superación en todo los órdenes. Amén.

Tomado de Obrero Fiel, con nuestra gratitud. Disponible en http://obrerofiel.com/la-necesidad-de-mejor-preparacin/

¿Cómo es una mujer virtuosa?

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

La palabra feminidad ha caído en tiempos difíciles… abundan “nuevos” conceptos sobre lo que las mujeres de nuestros tiempos deben ser y hacer, y casi todos ellos, son contrarios al modelo bíblico. Pero nosotras no podemos partir de otro sitio que no sea la Biblia; cualquier estudio que hagamos sobre las mujeres creyentes, no puede comenzar sin considerar el cap. 31 de Proverbios. ¿Se pueden aplicar estas cosas en nuestras vidas, en la actualidad? Definitivamente, sí.

Feminidad según el Diccionario Webster es, tener cualidades o características tradicionalmente normales en las mujeres, como sensibilidad, delicadeza o hermosura. Pero, en palabras de Elisabeth Elliot, la feminidad es un don que nos ha sido concedido. Sin embargo, en nuestros tiempos, parece que algunas mujeres se avergonzaran de ese don. No fue esa la idea de Dios cuando nos diseñó. Debemos comprender que mientras más mujeres seamos, más hombres serán los hombres, y Dios será glorificado. El feminismo ha engañado a tantas mujeres en nuestros días, haciéndoles creer que necesitan tener poder, que deben ser libres… pero, ¿poder para qué? ¿Libertad para ser y hacer qué?

Ya sabemos que para el Señor, tanto hombres como mujeres son de gran valor; Cristo no derramó más de su sangre por los varones que por las mujeres (Gálatas 3:28, I Cor. 11:11-12). Somos iguales en este sentido, pero no iguales en las funciones y en las tareas que Dios nos ha asignado. Debemos comprender esto y estar agradecidas con Dios, porque solo nosotras podemos hacer esas tareas bien hechas; los hombres no pueden… ellos tienen otras funciones y tareas, para las que nosotras no estamos capacitadas. La Escritura está repleta de instrucciones sobre cómo las mujeres pueden representar su feminidad: Ayuda idónea (Gén. 2:18); demostrar gracia (Prov. 11:16); vivir una vida pura (I Pedro 3:1-2); vestir con modestia (I Tim. 2:9, I Pedro 3:3); desarrollar un espíritu afable y apacible (I Pedro 3:3-4); someterse a su esposo (Efes. 5:22) y enseñar a las mujeres jóvenes (Tito 2:3-5).

Comenzaremos ahora a considerar el pasaje de Proverbios 31. Once cualidades de carácter destacan en este pasaje sobre la mujer virtuosa. Las veremos brevemente:

 1.- VIRTUOSA (31:10)

La excelencia moral, las buenas acciones, pensar en lo verdadero, honesto, digno, justo, puro, amoroso, de buena reputación, digna de ser alabada, caracterizan el principio de ser virtuosa. La virtud es un poder y una fuerza efectiva que debería penetrar todos los pensamientos, acciones y relaciones de la mujer virtuosa. Cuando se integran a su vida, estas cualidades generan poder y demandan respeto. Rut 3:11 nos da una referencia de una verdadera mujer virtuosa, a la cual se le reconocía como tal por su excelente reputación.

El carácter de una mujer antes del matrimonio, determinará su calidad como esposa, por ello, es vital que cada mujer, aprenda la virtud desde sus primeros años. Vivir una vida caracterizada por la virtud debería ser la ambición de toda mujer creyente.

 2.- DIGNA DE CONFIANZA (31:11-12 y 23)

El carácter de ella motiva a los demás a responder con confianza. El estilo de vida de ella implica que está formada en asuntos como seguridad, amor, servicio, límites, libertad, disfrute, fe y estímulo. Quienes la rodean se ven motivados a alcanzar todo su potencial. Esta mujer puede alimentar el carácter de los demás, y maneja este privilegio mediante el poder del Espíritu Santo (Gál. 5:22-23).

Ella puede vivir en el mundo de hoy con esposo o sin él, porque pasajes como Salmo 37:3-4, Proverbios 3:5-6 y Jeremías 29:11-13 son su lema personal. Además confía en su Padre Celestial, y está convencida de que su sol y escudo, es el Señor. Sale excelente en la evaluación que de ella hacen los demás; su esposo, si lo tiene, o el resto de su familia con quienes convive.

Tiene estabilidad en su vida, basada en una creciente relación con el Señor más que en las circunstancias. Es capaz de resistir la tentación porque conoce I Cor. 10:12-13.

 3.- ENERGICA (31:13-16, 18, 24, 27)

Esto significa que su fuerza es ejercida eficientemente. Conoce sus ventajas y responsabilidades, desarrolla sus talentos, muestra capacidad de estar alerta y conciente, es trabajadora, no negligente.

Es ejemplo para otras mujeres y para sus propios hijos por su participación personal y física en la administración de su casa (hace las cosas ella misma o entrena ella personalmente a sus colaboradores o a sus hijos para que las hagan bien), supervisa, promueve los talentos de sus hijos, participa ella misma en la obra del Señor. Sigue el modelo del Señor, preocupándose más por los que están bajo su cuidado que por ella misma. Cuando dice “su lámpara no se apaga de noche”, no quiere decir que está tan ocupada que ni descansa; sino que ella sabe también administrar su tiempo de descanso para mantenerse fuerte durante el día cuando se necesita su presencia.

 4.- FISICAMENTE CAPAZ (31:17)

Ella se preocupa por lo que es conveniente para su cuerpo, en lo que se refiere a alimentación y ejercicio. Desde luego que ella, estará más preocupada por desarrollar su carácter, pero no desatenderá su organismo. Ella no se extralimita en actividades que sobrepasan su capacidad física. Sabe que puede hacer muchas cosas, pero no todas esas cosas DEBE hacerlas; sabe cuándo decir “NO”.

La mujer virtuosa reconoce que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, por lo tanto se siente responsable de hacerlo una habitación apropiada para él. Su cuidado por su salud física se basa en que, sabe que necesita estar saludable para cumplir con sus responsabilidades eficientemente. Por ello, procura estar libre de todo hábito que pueda herirla física, mental y espiritualmente. Sabe, además, que la recreación es importante; Marcos 6:31, Jesús sabía que sus discípulos necesitaban distraerse y descansar; ella lo hace también.

Ella acepta cuando no puede hacer una cosa; no pasa comparándose con las demás mujeres en cuanto a la capacidad de ellas y la suya. También, conoce el ciclo de su organismo; se acomoda a sus altas y bajas. El cuidado que ella tiene de su cuerpo, le permite asumir responsabilidades en las vidas de otros; es equilibrada en el cuidado de su cuerpo y de su casa, para no terminar exhausta y tensa.

 5.- ECONOMICA (31:18a)

Presupuesto y dieta… ella sabe la importancia de tener un presupuesto familiar, sin importar el monto de los ingresos. Además el principio de ser económica, implica ahorro en el tiempo, dinero, combustible y cualquier otro recurso de que dispone. No derrocha. Además, puede realizar algunas tareas ella misma, no necesita pagar a alguien que las haga.

Busca consejo para comprar; no es impulsiva en esto. Considera lo que necesita adquirir con reflexión (¿es esto realmente necesario en la casa o para mí? ¿Es este el mejor precio que puedo conseguir? ¿Puedo esperar un poco más antes de comprarlo?).

 6.- DESINTERES (31:19-20)

El egoísmo está eliminado de su carácter. El egoísmo nace del orgullo, el cual es el primero en la lista de pecados detestados por Dios (Prov. 6:16-19). Ella sabe que todos los recursos con los que cuenta son un don del Señor, para ser usados con discreción y sabiduría (Deut. 8:18). Recuerda también Prov. 19:17. Ella mantiene una actitud de contentamiento (I Timoteo 6:6-8). Es generosa, no tiene su esperanza en los bienes que posee para sentirse segura.

Además, nunca está demasiado ocupada en sus propios asuntos como para no ayudar a otros. Responde rápido cuando se le solicita ayuda, y es oportuna en ofrecerla cuando no se le pide. Tiene la actitud de Dorcas, que abundaba en buenas obras. No solo comparte sus bienes sino también su tiempo con otros, sin acepción de personas.

 7.- ESTÁ PREPARADA (31:21-22 y 27)

Demuestra planificación y previsión para circunstancias imprevistas. Se abastece de provisiones para necesidades eventuales, en vez de vivir de crisis en crisis. Pero también se aprovisiona espiritualmente. Así como ahorra dinero, también tiene una reserva espiritual para tiempos de desafío. Mantiene sus prioridades en orden, con lo espiritual al principio de la lista.

 8.- ES HONORABLE (31:25)

Ella tiene integridad, lo cual se demuestra porque los demás le manifiestan respeto. Tiene un grande y agudo sentido de lo correcto y lo incorrecto, y su rectitud es evidente ante todos. Si está casada, esta conducta en ella deja muy bien a su esposo, pues ella nunca le será vergüenza ni estorbo. Su reputación es de honestidad. Conduce su vida de manera digna del llamado que Dios le ha hecho (Efes. 4:1-2). Controla su cuerpo y lo presenta como sacrificio vivo al Señor, no para servir al pecado. Glorifica a Dios en su cuerpo físico y dentro del Cuerpo de Cristo.

 9.- ES PRUDENTE (31:26)

La prudencia implica sabiduría y consideración cuidadosa de las consecuencias, especialmente en el uso de la lengua. Sus palabras exhiben buen juicio y discreción; en lugar de ser agresiva y dominante, muestra suavidad y compasión. Puede ser amable y firme; puede guardar confidencias, es veraz; sabe que de la abundancia de su corazón hablará su boca. Se expresa bien de su esposo y es objetiva cuando habla de sus hijos. Cuando conversa, mantiene estas preguntas en mente:

  • ¿Es esto amable?
  • ¿Es necesario decirlo?
  • ¿Es verdad?
  • ¿Es un chisme?
  • ¿Estoy dando más importancia a mi propia opinión en vez de escuchar a los otros?

Ella enseña el valor de las palabras apropiadas. Sabe reconocer un trabajo bien hecho, apoyar a alguien herido, confrontar bíblicamente, cultiva una actitud tranquilizadora y positiva. Planea entregar notas de aliento o pequeños regalos inesperados, que pueden animar al que está abatido, y lo hace sin esperar nada a cambio.

 10.- ES AMOROSA (31:29)

Ella lo muestra en primer lugar con los de su casa, sea soltera o casada. Luego, con sus amigos, vecinos y parientes. Todo esto es porque, ella tiene un firme compromiso con el Señor. Ella ha aprendido lo que dice Tito 2:3-4, pues, no solo lo practica ella, sino que enseña con palabras y con el ejemplo a otras mujeres, para que aprendan a amar a sus esposos e hijos.

Su entrega en sus tareas domésticas para el bien de su familia, hace que ellos espontáneamente la elogien… cada día despiertan regocijándose de que ella vive con ellos y les pertenece. Trabaja creativamente con su esposo, lo conoce lo suficiente para amarlo y honrarlo, como para ser su compañera y amiga. Ella es el modelo de las virtudes que enseña a sus hijos cada día.

 11.- TEME A DIOS (31:30)

Lo reverencia totalmente; lo ama con todo su corazón. Sus valores son los que la Biblia enseña. Ella tiene sed de Dios; se somete a su voluntad y siempre está evaluando su condición espiritual. No permite que su relación con Dios se vuelva rutinaria y gravosa. Considera I Cor. 10:6-12 para no caer en las trampas en que los israelitas cayeron. Ama lo que Dios ama, y odia lo que Dios odia.

(Adaptado del libro “Piense conforme a la Biblia”, del Pastor John MacArthur)

Algunas curiosidades sobre el libro de Ester

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

Algunas lectoras han preguntado acerca del tiempo de los atavíos de Esther cuando fue conducida al palacio de Asuero. Tenemos que recordar que hay todo un trasfondo cultural aquí de los persas que quizá no conocemos. Por ello, cito un fragmento de los comentarios de la Biblia del Diario Vivir al respecto:

“Los reyes persas coleccionaban no sólo grandes cantidades de joyas, sino también gran número de mujeres. Estas jóvenes vírgenes eran tomadas de sus casas y tenían que vivir en un edificio separado cerca del palacio llamado harem. Su único propósito era servir al rey y esperar su llamado para ofrecerle placer sexual. Muy rara vez veían al rey y sus vidas eran restringidas y aburridas. Si hubiese sido rechazada, Ester hubiera sido una más de las muchas jóvenes que el rey hubiera visto solo una vez y luego olvidado. Pero la presencia y la belleza de Ester complacieron tanto al rey que fue coronada reina en lugar de Vasti. La reina tenía una posición de mayor influencia que una concubina y se le daba más libertad y autoridad que a las otras mujeres del harem.”(1)

A continuación, un fragmento de los comentarios de la Biblia Plenitud:

“El tiempo de sus atavíos: La ley persa exigía que Ester se mantuviera físicamente atractiva. Ello suponía doce meses de preparativos y la aplicación de costosos afeites femeninos.”(2)

Por “afeite”, se entiende lo relacionado con perfumería y jabones para el baño.

La nación judía en este momento estaba bajo el dominio persa… eran sus leyes las que regían sobre las regiones conquistadas, de las cuales Israel era una. Si tienen más comentarios o preguntas al respecto, con gusto los recibiremos para responderlos.

Además, hay un estudio biográfico muy hermoso de Esther, publicado por el Pastor Charles Swindoll, el cual puede buscar en su librería cristiana de preferencia.


(1) Biblia del diario vivir. 2000, c1996 (electronic ed.) (Est 2.3). Nashville: Editorial Caribe.
(2) Biblia plenitud : La Biblia de estudio que le ayudara a comprender a aplicar la Plenitud del Espiritu Santo en su diario vivir. 2000, c1994 (electronic ed.) (Est 2.12). Nashville: Editorial Caribe.

El Cordero

Queridas amigas, tenemos otra hermosa sugerencia de lectura para ustedes y sus niños pequeños. Solo deben hacer notar algunas cosas sobre las ilustraciones del libro, especialmente las que aluden a la persona de Jesús y su apariencia. Por la Biblia sabemos que no tenía cabello largo, y no sabemos exactamente cómo eran sus facciones. Aclaren estas cosas a sus hijos cuando estén leyendo con ellos este libro.

Quienes han estado ya leyendo este artículo, saben que habíamos publicado el enlace al sitio de Good Seed International, que son quienes también publicaron “El Forastero en el Camino a Emaús”. Por ahora está deshabilitado, pero les compartimos otro sitio desde donde los pueden descargar. Están los archivos disponibles para descargar en PDF. Que lo disfruten.

EL_CORDERO_LIBRO_EN_PDF