Archivo | octubre 2014

Recomendaciones de lectura y materiales variados

Hola queridas hermanas y amigas!!!! Hace mucho que no comentamos sobre libros para estudio personal, en grupo, etc. Bueno, aquí les va un par:

                  

 

Y si desean materiales para Escuela Dominical, de diferentes clases, para diferentes edades y sobre una gran variedad de temas, les dejo el enlace al sitio de una editorial, donde pueden hacer sus pedidos en línea…

http://www.ebi-bmm.org/products:12121

 

Bendiciones!!!!!!

Conferencia “Mujer Verdadera 2014” (videos)

Queridas hermanas y amigas, desde este sitio pueden ver los videos de la Conferencia Mujer Verdadera 2014… espero que sean de bendición para ustedes. Que la Palabra del Señor expuesta aquí, pueda traer cambios importantes en nuestras vidas. Bendiciones!!! http://new.livestream.com/accounts/10263384/events/3472933/videos/64470608

Cinco cosas que no debes hacer en tu matrimonio

Por: Elisha Galotti

El amor romántico no envejece. Es un tema en la literatura clásica, un hilo a través de cada obra de Shakespeare, y la historia de un sinnúmero de películas de Hollywood. Pero todo escritor, poeta y narrador solo está volviendo a contar una historia que ya se contó. El romance se originó con Dios. Es una de las increíbles creaciones de Dios. Que mente tan maravillosa es una que sea capaz de crear algo como el amor romántico. Incluso antes de que el mundo se corrompiera con el pecado, el corazón del primer hombre anhelaba el amor romántico y dulce de una novia. Y Dios le hizo una.

Sinceramente, las dificultades a veces son buenas para el matrimonio. Casi todo lo que tiene valor duradero en la vida es difícil en un momento u otro. El otro día le dije a mi esposo, imagínate el tipo de matrimonio que Adán y Eva tuvieron antes de la caída. Así que nos divertimos imaginándolo. Se habrían reído tanto. Habrían disfrutado cada momento juntos. Nunca se pelearían ni se habrían irritado. Nunca habrían sido egoístas. Ni se dirían palabras poco amables. El sexo habría sido literalmente increíble todo el tiempo. Un romance perfecto, en un matrimonio perfecto, en un mundo perfecto.

Pero luego Eva fue engañada y Adán eligió creer una mentira. En ese instante, no sólo hubo una fractura en su relación con Dios, sino que el pecado también infectó la relación entre marido y mujer. El amor romántico -ese regalo dado por Dios a las primeras personas que creó-fue cambiado de repente y para siempre. El romance nunca volvería a ser perfecto. La primera pareja comenzó a pecar uno contra el otro, y cada esposa y esposo han tenido ya la misma batalla. Incluso en matrimonios que son cariñosos, fieles y felices, el pecado sigue desempeñando un papel.

A pesar de que el romance terrenal siempre será imperfecto, Dios nos transforma con abundante gracia y el Evangelio nos llena de esperanza para vivir la vida junto a nuestro cónyuge. En la medida en que navegamos a través de las alegrías y las luchas de la relación matrimonial, aquí hay cinco cosas que no debes hacer:

1. No demores el arrepentimiento y el perdón

Con el pecado viene la necesidad de arrepentimiento y perdón. Es simplemente la forma como funciona el matrimonio. Tenemos la esperanza, y la creencia de que a medida que maduramos en Cristo, vamos a pecar menos y a amar mejor. Pero incluso en los mejores matrimonios donde hay un clima de amor y respeto mutuo, el pecado todavía va a levantar la cabeza. Así que la pregunta no es: ¿Habrá pecado? sino ¿Cómo responderemos cuando hemos pecado o han pecado en nuestra contra? A veces nuestro instinto es estar enojadas, permanecer frías, o permanecer distantes sólo un poco más de tiempo, cuando han pecado en nuestra contra. Incluso cuando se nos acercan con arrepentimiento sincero, sentimos el instinto carnal de aferrarnos a nuestra ira. ¡No hagas esto! Una respuesta de perdón retrasado a menudo puede ser más destructiva que el pecado inicial. Debemos perdonar rápida y completamente. Junto con esto, cuando has sido la que has pecado contra tu cónyuge, no te demores en pedir perdón. Una vez más, a veces nuestra pecaminosidad quiere reafirmarnos a castigar a nuestro cónyuge permaneciendo distantes, solo por un poco más de tiempo. Pero la frialdad no es una manera de amar a alguien. Cuando sintamos la más ligera inclinación de arrepentirnos, debemos acudir de inmediato a la persona que hemos herido. Esto puede sonar extraño, pero algunos de los momentos más dulces de mi matrimonio han sido cuando he caminado hacia Justin, después de haber pecado contra él, y siendo vulnerable, con lágrimas en los ojos, le pido perdón y le digo que lo amo. Es como saborear la gracia de arrepentirse y ser envuelta en los brazos amorosos del perdón.

2. No asumas lo peor

En un matrimonio cristiano saludable promedio, el marido y la mujer genuinamente desean el bien del otro. Mi marido me ama, se derrite por mí, y haría cualquier cosa por mi bien. Y, sin embargo, hay momentos en los que estamos en desacuerdo o en los que tenemos conflictos y tensión, en los que me olvido de quién es. Nuestro cónyuge está por nosotras, y desea lo mejor para nosotras. En momentos de conflicto, Justin a veces me dice, “oye Elisha, cariño, recuerda que somos del mismo equipo.” Es simple pero útil. En un matrimonio saludable, tenemos todas las razones para asumir lo mejor de nuestro cónyuge-de su motivación y de su corazón -y sin embargo nuestra rebeldía predeterminada durante el conflicto, puede hacernos asumir lo peor sobre ellos. Un esposo y una esposa están en el mismo equipo. Debemos esperar lo mejor y darnos el uno al otro el beneficio de la duda.

3. No te enfoques en cambiar a tu cónyuge

Cada una de nosotras tenemos los medios que necesitamos para crecer y cambiar. Todo esposo cristiano y toda esposa cristiana es una obra en progreso. Deberíamos desear el cambio y el crecimiento. Y en el sentido correcto incluso debemos querer que nuestro cónyuge cambie y crezca a semejanza de Cristo. Pero aquí está la cosa: Nuestro enfoque principal de cambio, crecimiento y muerte al pecado debe ser en nosotras mismas, no en nuestro cónyuge.

4. No seas demasiado sensible

Algunas de nosotras tenemos tiernos y sensibles corazones, somos fácilmente heridas. Yo soy una de esas mujeres, y he visto a Dios usar esta cualidad, tanto para bien como para mal en mi matrimonio. Puede haber dulzura y compasión fluyendo de un corazón sensible que pueda ayudarnos a amar así a nuestros esposos. Pero cuando somos demasiado sensibles, fácilmente nos herimos por cosas que nunca deberían habernos herido en primer lugar. Si eres demasiado sensible, aprende a identificar cuando lo estás siendo y cuándo te puedes reír de algo. Como he crecido en esto, he aprendido que realmente es mucho más fácil sonreír que ofender. No tomar todo en serio y aprender en el momento adecuado, a simplemente dejar las cosas pasar, esto puede ser increíblemente útil.

5. No pierdas la esperanza

Hasta los mejores matrimonios pasan por temporadas que no siempre son fáciles, en los que tenemos que hacer un verdadero esfuerzo para amarnos unos a otros, donde el camino parece estar lleno de surcos, tropezones y baches. Esta es una de las verdades importantes que deben conocer de antemano las parejas recién casadas ​​ para que no pierdan la esperanza cuando entren en una temporada difícil. Como hay un ir y venir en la vida, así ocurre en el matrimonio. Habrá temporadas donde van a amarse unos a otros sin esfuerzo, y habrá otras temporadas donde amarse unos a otros es un compromiso que requiere esfuerzo. Este es el punto: Honestamente, es bueno para el matrimonio pasar a veces por momentos de dificultad. Casi todo lo que en la vida tiene valor eterno es difícil en uno u otro momento. Permanece comprometida con Cristo, con tu cónyuge, y observa cómo Dios te acompaña de forma segura a través de esta temporada. Si tenemos la posibilidad de mirar hacia atrás es cuando vemos cómo en los tiempos difíciles se refina nuestra fe y cómo nuestro amor por nuestro cónyuge es más fuerte, más profundo, y más seguro de lo que nunca imaginamos posible.

Si somos cristianas, creemos que es verdad la esperanza de que el Evangelio está transformando nuestro matrimonio, Dios está obrando en nosotras, y lo está haciendo en nuestro cónyuge. En los tiempos dulces, nos regocijamos; en los difíciles, todavía hay muchas razones para tener esperanza.

https://www.avivanuestroscorazones.com/blogs/blog/cinco-cosas-que-no-debes-hacer-en-tu-matrimonio/

 

 

Animando a mi esposo

Por: Aviva nuestros corazones.

¡Cuán difícil ha sido para mí abstenerme de descalificar a un hombre que se siente deprimido! Pues tengo la certeza de que si en medio de su tristeza o decepción recibe descalificación de mi parte seria como una estocada en su pecho que lo enterraría mucho más hondo que las circunstancias que está experimentando.

Mi esposo perdió su empleo y una serie de circunstancias, que Dios ha permitido en su vida, han ocasionado en él, profundos sentimientos de tristeza, cansancio, falta de iniciativa, deseos de dormir todo el tiempo y una ausencia emocional de su familia. Tengo la firme convicción que mi rol en esta etapa de su vida es sostenerlo:

“Porque si uno de ellos cae, el otro levantará a su compañero; pero ¡ay del que cae cuando no hay otro que lo levante!” (Eclesiastés 4:10 LBLA)

Mi compañero ha caído y ahora me toca a mí levantarlo, ¡no enterrarlo más con mi descalificación! Los primeros días de su crisis estaba clara de mi rol y con energía estaba dispuesta a cubrir todos los baches que su estado de ánimo estaba dejando en la familia; sin embargo, unas semanas más tarde me encuentro cansada, y siento que pesan sobre mí los vacíos emocionales que su crisis está dejando en mi vida.

Justo es el momento ideal para ir a Sus pies, para acercarme a Cristo y satisfacer mis necesidades en Él, sentir que mis fuerzas son renovadas para seguir adelante levantando a mi compañero hasta que la crisis termine.

No es tan fácil mantenerse enfocada cuando la crisis golpea por tiempo prolongado en nuestras vidas, cuando pasan los días y dices: ‘¡siento que no puedo más! ¡Estoy cargando demasiado!’ De nuevo, es el momento de ir a Sus Pies y recibir la provisión perfecta, en Él estamos completas y tenemos todo lo que necesitamos.

Realmente no sé cuándo terminará esta crisis, no sé cuántas veces tendré que ir al Señor a buscar la provisión que necesito, lo único que sé es que estoy dispuesta a ir a Él todas las veces que sea necesario:

“Y si alguien puede prevalecer contra el que está solo, dos lo resistirán. Un cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”. (Eclesiastés 4:12 LBLA)

¿Por qué dices, Jacob, y afirmas, Israel: Escondido está mi camino del SEÑOR, y mi derecho pasa inadvertido a mi Dios? ¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el SEÑOR, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable. El da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor. (Isaías 40:27-29 LBLA)

 

 

https://www.avivanuestroscorazones.com/blogs/blog/levantando-mi-esposo/

Materiales para conferencia de mujeres 3

Hola queridas hermanas y amigas. Aquí les va la última de las disertaciones de la conferencia de la que les conté. La hermana expositora preparó también una guía de trabajo.

Conferencia adolescentes

GUIA DE TRABAJO CONFERENCIA ADOLESCENTES

 

 

Materiales conferencia para mujeres 2

Como les comenté, aquí les va la disertación de la hermana Deisi Ramos de Ríos, “Una mujer para la gloria de Cristo”… Se los estoy enviando el formato de Word para que puedan usar ese mismo material para elaborar guías de trabajo si lo desean.  ¿Qué les están pareciendo?

Conferencia Una mujer para la gloria de Cristo