Algunos cambios que me han hecho pensar

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

Salmo 127:3 “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre.”

¿Cómo ha sido para ustedes este primer mes del año? ¿cómo van con sus propósitos y metas que se trazaron? Espero que con la gracia de Dios, vayamos todas esforzándonos por llevar a cabo las metas que nos propusimos para su gloria.

Para este año, he tenido cambios en mi trabajo como docente… mi horario cambió de una jornada de 12 horas semanales (que podía cumplir con toda solvencia presentándome solo 3 días a mi trabajo) a 30 horas, lo cual implica para mí, que ya no tengo el tiempo que tenía los tres años anteriores para estar con mi hijo que ahora tiene 3 años 7 meses… la noticia me tomó un poco por sorpresa, debo confesar, pero en cuanto me enteré, traté de pensar pronto cómo me organizaría para los días que vendrían. Estoy por comenzar la tercera semana de clases y aún estoy pensando cómo mejorar las ideas que se me ocurrieron al principio. En este contexto, sumándose el hecho de que a fines de Agosto debemos matricularlo en Kinder, y pensando que tengo tan poco tiempo, tomé algunas decisiones que quiero compartirles, las cuales hoy mismo por la mañana, reafirmé en mi corazón pensando en este pasaje que cité al comienzo.

Esta mañana fui a un Centro Comercial de la ciudad con mi hijo. Primero porque trabajé toda la semana y sentía que le debía tiempo a él. Como el clima está frío y hay mucho viento, actividades al aire libre no eran un opción, así que fuimos al área de juegos del Centro Comercial, que es un área muy limpia, colorida y agradable, con piso alfombrado y acolchonado, con toboganes y otros aparatos adecuados para los niños. Tanto los niños como los padres que quieran entrar a cuidarlos, deben entrar sin zapatos (hay algo en andar descalza en superficies alfombradas que me encanta, así que me los quité gustosa) No habían niños cuando llegamos así que no me afané mucho vigilándolo mientras corría, saltaba, se deslizaba en los toboganes, rodaba por el piso… Anduve corriendo con él un rato tras una pelota, pero luego llegó un niño y una niña con los que hizo amistad y dejó de hacerme caso a mí para jugar con ellos.

Me senté en los sillones que hay allí mismo en el área para seguir viéndolo. Como todo estaba bien, me ocupé de cumplir con uno de los propósitos que me hice cuando supe lo de mi trabajo. Escribo en una libreta (muy linda que tengo), cualquier pensamiento espiritual que venga a mi mente en el momento en que llega, para no olvidarlo. Estoy más ocupada ahora, así que no quiero que llegue un momento en que en mi mente solo hayan pensamiento de afán, de preocupación, de cosas por hacer… mientras veía a mi niño correr y jugar con sus amiguitos, considerando que el hecho de que hable, que corra, que tenga movimientos coordinados, que pueda relacionarse amistosamente con otros niños, son todos milagros que el Señor ha hecho en su cuerpo y personalidad, pensé en este Salmo 127:3, pero no en donde dice que los hijos son herencia de Jehová, sino en la segunda parte… que los hijos son “cosa de estima”. No tenía concordancia, ni diccionario ni comentario bíblico a mano cuando pensé en estas cosas así que se las comparto tal como vinieron a mi corazón.

Creo que todas entendemos lo que es estimar algo… pero al decirlo de los hijos, yo lo pensé como tener en sumo aprecio a esa persona a la cual yo misma dí a luz (esto parece obvio, pero lo digo porque en este mundo de locos, muchas madres no tienen idea de lo que es estimar a sus hijos, y todas nosotras lo sabemos por la noticias). Dios piensa que ellos son absolutamente dignos de toda nuestra estimación, aprecio y valoración. Si Dios piensa eso, no podemos pensar menos nosotras como madres.

¿Cómo puedo mostrarle a mi hijo que es valioso para mí? ¿Cómo puedo hacerle saber que tiene toda mi estimación, que lo aprecio sean cuales sean sus capacidades, sea cual sea su condición, sean cuales sean sus gustos y habilidades, sean cuales sean sus rasgos difíciles de carácter, su situación de salud, etc.? ¿Cómo puede hacerlo usted, querida madre lectora? Quiero seguir compartiendo las ideas que tuve esta mañana.

Bueno… pensé que darle prioridad a la instrucción espiritual del alma de su pequeño es el primer paso que debe dar. No crea que su hijo es pequeño o que no tiene las condiciones intelectuales para entender lo que la Biblia dice… léala con él, cante con él y desde luego, llévelo con usted al templo todas las veces que se pueda (también me refiero a las mamás que tienen niñas, pero me tardo mucho en estar escribiendo niño(a), hijo(a)… ustedes me entienden).

Pero esto no lo podrá hacer si la Palabra de Dios no está primero en su corazón de madre… así que, lea usted también querida mamá. Busque instrucción para su alma, porque el alma de su hijito es su responsabilidad en estos años de su niñez. No los pierda… no los desperdicie.

Creo que es pecado que no estimemos a nuestros hijos como seres inmensamente valiosos para el Señor y para este mundo en el que deben vivir por ahora. He oído algunas madres lamentarse de la época en la que nacieron sus hijos, con tanta maldad y violencia… pero si usted ve a su hijo como alguien que puede hacer la diferencia, puede trabajar en él con esperanza y gozo enseñándole la Palabra del Señor.

Ahora quiero compartirles las metas que nos planteamos con nuestro hijo en estos meses previos a su ingreso al Kinder… por si alguna de ustedes está en la misma condición que nosotros:

1.- Capacitarlo para que vaya al baño totalmente por sí mismo (porque todavía me necesita cuando termina sus asuntos allí).

2.- Capacitarlo para se vista y desvista totalmente por sí mismo (porque todavía le cuesta quitarse las camisetas, y abrochar los pantalones).

3.- Capacitarlo para que comience a bañarse solo.

4.- Hablarle regularmente de lo que hará cuando esté en el Kinder aprovechando las actividades diarias (por ejemplo, a veces me pide que yo le dé los últimos bocados de sus comidas, y le digo que puede terminarla él solo porque en el Kinder, los niños comen toda la comida ellos solos).

5.- Coleccionar sitios web con recetas para meriendas infantiles saludables (de paso les digo que http://diaadiamimenu.com/blog/ tienen excelente ideas. Si saben de otros sitios, comenten por favor).

6.- Reafirmar diariamente principios de obediencia y cortesía. Hablar sobre los juegos y las reglas del juego (no hacer trampa, no empujar, no molestar, no gritar, saber perder, no ser presumido, aceptar y ofrecer disculpas, etc.)

7.- Animarlo a trabajar con colores, tijeras infantiles, pegamento y diversas clases de materiales que podrá usar cuando llegue al Kinder y a que no maltrate sus trabajos manuales (porque este hijo mío no es muy delicado cuando agarra sus cosas para llevarlas de un lado a otro y otras veces hasta se sienta en ellas porque ni se fija… ya lo imaginarán…).

Si su hijo está en la misma edad que el mío y ya adquirió algunas de estas habilidades, ¿Qué hizo usted para ayudarlo a lograrlas? A muchas nos gustaría saber el secreto de su éxito. Siéntanse libres de comentar!!!

Queridas madres compañeras de lucha, mi oración es con ustedes para que logremos la mayor meta para nuestros hijos… conducirlos a la conversión, a que crean que Jesús es su Salvador (mi esposo y yo oramos y trabajamos para que antes de sus 10 años de edad, nuestro hijo pueda llegar a esta convicción… aunque la conversión de un alma es un milagro del Señor, la Biblia nos manda predicar el Evangelio y lo ideal es que los primeros en oírlo de nuestra voz, sean nuestros hijos).

Se fue el primer mes del año… ¿listas para el segundo? Un gran abrazo…

 

 

Mi hijo y yo en la ciudad de Siguatepeque, Comayagua, donde me acompañó a una conferencia bíblica.

Más ideas para estudiar y vivir en 2016

El método de estudio bíblico A-E-I-O-U

“A”— Averigüe:

A medida que vas leyendo la Palabra de Dios, inicia un proceso de averiguar y preguntarte aspectos como los siguientes:

•  ¿ Qué dice este pasaje?

•  ¿ Qué significa este pasaje?

•  ¿ Quién escribió este libro?

•  ¿ Quién dijo esto en ese pasaje?

•  ¿ Acerca de quién se habla?

•  ¿ A quién se le hablaba en ese pasaje?

•  ¿ Qué sucedió?

•  ¿ Cuáles fueron los principales eventos?

•  ¿ Cuáles son las ideas centrales?

•  ¿ Cuál es el tema principal del pasaje?

•  ¿ Cuándo fue escrito?

•  ¿ En qué momento ocurrieron esos eventos?

•  ¿ Por qué se escribió?

•  ¿ Por qué se dijo eso?

•  ¿ Qué significa eso?

•  ¿ Dónde sucedió?

“E”— Enfatice palabras y frases claves:

Busca un versículo clave en el capítulo que hayas leído, el cual haya capturado el corazón del pasaje. Busca palabras claves, patrones, palabras o frases que se repitan, donde puedas observar que se hace énfasis dentro de ese capítulo, libro o pasaje. Luego resume lo que el libro enseña acerca de ello.

“I”—  Incluye un resumen de lo entendido.

Con tus propias palabras, escribe un breve resumen o tu visión del pasaje que acabas de leer. ¿De qué se trataba? Incluye los principales puntos. Esto te ayudará a meditar y pensar acerca del pasaje.

“O”— Otras citas relacionadas de Las Escrituras.

Observemos otras citas bíblicas relacionadas. Hay dos herramientas que nos ayudarán. Una es laconcordancia, que lista cada palabra en la Biblia. Bajo cada una de esas palabras hay un listado de pasajes bíblicos donde esa palabra aparece otra vez. A medida que vayas colocando esos pasajes uno al lado del otro, te darás cuenta que están interconectados.

La otra herramienta se llama “El tesoro del conocicimiento de las Escrituras”. Esta herramienta la vemos a lo largo de la Biblia cuando al pie de cada versículo se nos dan referencias que tienen algo que ver con el tema o el pasaje leído.

“U”— Use lo que usted haya leído en Las Escrituras para aplicarlo en su vida actual.

Aquí es donde nos hacemos la pregunta: ¿Y entonces? ¿ Qué se supone que debo hacer con lo que acabo de leer?

Luego de que estudies la Palabra de Dios, luego de que la leas, de que medites en ella, incluso de que la memorices, tienes que aplicarla a tu vida. Aquí algunas recomendaciones para que tomes nota:

•  ¿ Qué me dice ese pasaje bíblico?

•  ¿ Qué quiere Dios que yo haga luego de haber leído Su Palabra?

•  ¿ Tiene la cita bíblica que he leído alguna promesa que debo reclamar?

•  ¿ Existe aquí alguna instrucción que yo deba obedecer?

•  ¿ Existe alguna acción o personaje modelo en este pasaje que yo deba imitar?

Todo lo que leamos en la Palabra de Dios nos llama a algún tipo de respuesta, a que reaccionemos para dar gloria de nuestro Dios. Puede que sea para que ejercitemos la fe en las promesas de Dios o Su carácter, para que nos humillemos, para que reconozcamos nuestra necesidad de Él, para que confesemos un pecado, para que cambiemos nuestra equivocada manera de pensar. Puede que sea para que exaltemos y adoremos a Dios quien se ha revelado a Si mismo en Las Escrituras, para que perdonemos a alguien que nos ha hecho daño, o para que vayamos y procuremos el perdón de alguien a quien hayamos ofendido.

El punto principal del estudio de la Biblia es aplicar la verdad de la Palabra de Dios a tu propio corazón.

 

Metodo inductivo de estudio bíblico 101

El método inductivo para el estudio de La Biblia consiste en la respuesta a tres preguntas:

• ¿Qué nos dice el texto bíblico? (Observación)

• ¿Qué significa el texto bíblico? (Interpretación)

• ¿Qué debo hacer? (Aplicación)

Observación

• Resumir: Luego de leer un pasaje, trata de llegar a un título. Busca un versículo clave que capture el corazón del pasaje. Escribe un breve resumen general de lo leído, incluyendo los puntos más relevantes.

• Paráfrasis: Trata de escribir el pasaje usando tus propias palabras.

• Formula preguntas:

o ¿Quién lo escribió? ¿Quién dijo qué cosa? ¿Acerca de quién hablaba? ¿A quién se le hablaba en ese pasaje?

o ¿Qué sucedió? ¿Cuáles fueron los principales eventos? ¿Cuáles son las ideas principales? ¿Cuáles son los temas principales?

o ¿En qué momento fue escrito ese pasaje? ¿Dónde ocurrieron esos eventos? ¿Todavía suceden?

o ¿Dónde sucedió el evento?

o ¿Por qué fue escrito?

o ¿Cómo ocurrió? ¿Ya ocurrió?

• Busca patrones, tales como palabras o frases repetidas para ayudarte a entender lo que el autor intenta enfatizar.

• Busca referencias cruzadas. A medida que te vas familiarizando con la Biblia, te darás cuenta que mientras lees un pasaje, el Espíritu Santo traerá a tu mente otros versículos relacionados, confirmando o dándote mayor luz a lo que estas leyendo en ese momento.

• Utiliza otras herramientas que te ayuden a descubrir lo que el pasaje te esta diciendo, lo que te quiere comunicar.

o Un diccionario te ayuda a entender el significado básico de las palabras.

o Varias traducciones pueden ofrecerte mayor claridad sobre los pasajes.

o La concordancia te ayuda a descubrir el significado de las palabras en su lenguaje original.

o Los comentarios y estudios bíblicos son de mucha ayuda para el entendimiento de los pasajes bíblicos, comprendiendo los antecedentes de los autores, el contexto, la ubicación, los personajes y las costumbres de determinado tiempo o lugar.

Interpretación

Formúlate las siguientes interrogantes para ayudarte a entender las implicaciones del texto:

• ¿Qué me enseña este pasaje acerca de Dios?

• ¿Qué me enseña este pasaje acerca de Jesús?

• ¿Qué me enseña este pasaje acerca del hombre?

• ¿Hay promesas que reclamar?

• ¿Hay mandamientos que obedecer?

• ¿Hay ejemplos que seguir?

• ¿Hay pecados que evitar?

Aplicación

Después de que hayamos aprendimos el “qué”, nos preguntamos: “¿Qué haremos ahora que hemos conocido sobre este pasaje?. Para responder esto, procede que a su vez nos formulemos las siguientes preguntas:

• ¿Cómo se aplica esta verdad a mi vida? ¿A mi situación?

• ¿En vista de esta verdad, cuáles cambios necesito experimentar en mi vida?

• ¿Qué medidas prácticas puedo tomar para aplicar esta verdad en mi vida?

o Ejercito la fe en las promesas y el carácter de Dios.

o Me humillo y reconozco mi necesidad de Él.

o Confieso mis pecados.

o Cambio mi vieja forma de pensamiento.

o Obedezco aquellos mandamientos que había estado ignorando o sobre los cuales mostraba un comportamiento negligente.

o Alabo y adoro a Dios, quien se me ha revelado.

o Perdono a quien me haya hecho daño.

o Busco el perdón de quien yo haya ofendido

o Busco la reconciliación en relaciones rotas.

o Doy para atender las necesidades del otro.

o Comparto las buenas nuevas de Jesucristo con personas que no le han conocido.

o Clamo a Dios por hermanos en necesidad.

 

Método inductivo de estudio bíblico 201

La Palabra de Dios tiene un poder transformador en nuestras vidas (1 Tes. 2:13) y podemos ver cómo por medio de ella se llevan a cabo los propósitos de Dios. Es Su Palabra que produce vida nueva en nosotros (1 Pedro 1: 22-25); combate el pecado (Salmo 119: 9-11); produce crecimiento espiritual (1 Pedro 2:2); revela nuestras verdaderas motivaciones (Hebreos 4:12); y nos forma a la imagen de Cristo (Santiago 1:22-25). Por tanto, es importante aprender cómo estudiar La Palabra de Dios. Los principales puntos para aplicar el método inductivo de estudio bíblico son: Observación, Interpretación, Correlación y Aplicación.

El Espíritu Santo hace posible que nuestro estudio sea efectivo. Él nos enseña las verdades de Dios, nos guía a la verdad, nos permite discernir el error, ilumina nuestras mentes dándonos una visión para entender la verdad, y nos da poder para obedecer.

Al iniciar un estudio de Las Escrituras, existen varias verdades básicas a tener en cuenta. La Biblia es de origen divino. Es la revelación sobrenatural y progresiva acerca de quién es Dios y la relación del hombre con Dios. La Biblia es una colección única de 66 libros escritos por hombres bajo la dirección e influencia del Espíritu Santo (2 Pedro 1: 20-21). La Biblia esta unificada en todas sus partes y nunca generará contradicción con ella misma (Salmo 119: 160). Esta inspirada y por tanto es inerrante y autoritativa (Salmo 18: 30; 2 Tim. 3:16; John 17:17).

Observación: aprendiendo a ver lo que el texto nos dice.

  • Utiliza las 6 preguntas básicas al observar:

* ¿Quién? ¿Quién está hablando? ¿De quién se habla? ¿Con quién se habla?

* ¿Qué? Cuál es el tema de discusión? ¿Qué sucede? ¿Cuáles fueron los resultados? ¿Qué sucedió antes? ¿ Qué sucederá? ¿Cuáles ideas son expresadas?

* ¿Dónde? ¿Dónde ocurre el evento? (Una guía de estudio será útil.)

* ¿Cuándo? ¿En qué momento tomo lugar el hecho o la conversación?

* ¿Por qué? ¿Por qué o cual es el propósito del evento o la discusión que acontece en ese momento?

* ¿Cómo? ¿Cómo han ido cumpliéndose los hechos? ¿Con qué rapidez? ¿Cómo están respondiendo las personas?

  • Descubre la forma, estructura o arreglo del pasaje bíblico

* Señala pautas naturales, divisiones y sub grupos dentro del texto.

* ¿Es el pasaje poético, narrativo, parábola, argumento lógico, discurso, consejo practico, historia, drama, pregunta y respuesta, lista, mandamiento, declaración, contraste, comparación, ilustración, pregunta, repetición, causa y/o efecto?

  • Encuentra palabras claves en el pasaje.

* ¿Son estas palabras literales o figurativas?

* ¿Qué representa esa palabra clave dentro de la gramática? (nombre, verbo, preposición, conjunción)

* Identifica género, número, tiempo verbal en el cual se habla.

* Identifica el significado que la palabra clave tiene dentro del contexto (utiliza herramientas útiles, tales como concordancia, un diccionario, estudios bíblicos, un manual bíblico, y/o varias traducciones.

  • Busca comparaciones y contrastes.

* Pon atención cuando encuentres palabras tales como: aun así, como, igualmente, pero, ni, no.

  • Investiga el uso de las referencias del Viejo Testamento.
  • Toma en cuenta la progresión de una idea o de la cadena de pensamiento.
  • Toma nota de las repeticiones

* ¿Identificas en el texto alguna palabra, frase o expresión que se repita?

* ¿Por qué se repiten y cómo se relacionan entre ellas?

  • Visualiza los verbos

* Discierne la acción o el movimiento que ocurre en el pasaje

* ¿Qué se esta haciendo?

  • Imagínate una ilustración del pasaje
  • Examina las explicaciones.

* Una explicación es cualquier cosa que se use para ilustrar, aclarar, iluminar, describir o demostrar

* Para entender una explicación claramente, debes seguir la lógica del escritor.

  • Sensibilízate para conectar las palabras y conjunciones (si, por tanto, porque, para, luego, pero, en orden que, etc.)
  • Debes estar dispuesta a cambiar tu punto de vista

* Elimina tus ideas preconcebidas

* Lee el pasaje pensando que eres un observador imparcial

* Ponte en los zapatos de la otra persona

* Aprende a observar desde diferentes perspectivas

  • Toma notas a medida que estudias

Interpretación

Luego de observar lo que diga el texto, pasamos a la interpretación, la cual busca descubrir lo que el texto significa. Las normas que te indicamos a continuación te permitirán hacer una correcta interpretación bíblica de las Escrituras:

  • Estudia partiendo del hecho de que la Biblia es autoritativa.
  • La Biblia se interpreta por sí misma. Las Escrituras son la mejor vía para entender Las Escrituras.
  • La fe salvadora y el Espíritu Santo son necesarios para nosotros poder entender e interpretar apropiadamente las Escrituras.
  • Interpreta tu experiencia personal a la luz de Las Escrituras y no Las Escrituras a la luz de tu experiencia personal
  • Ejemplos bíblicos son autoritativos solamente cuando están soportados o sustentados por un mandamiento.
  • El propósito principal de La Biblia es transformar nuestras vidas, no aumentar nuestro conocimiento.
  • Cada cristiano tiene el derecho y la responsabilidad de investigar e interpretar La Palabra de Dios por si misma.
  • La historia de la Iglesia es importante pero no decisiva en la interpretación de Las Escrituras. Las promesas de Dios a lo largo de la Biblia están disponibles para todo creyente de cada generación.
  • Las Escrituras tienen un solo significado y debe ser tomado literalmente.
  • Interpreta las palabras en armonía con su significado en los tiempos usados por el autor.
  • Interpreta una palabra en relación a la oración en la cual se esta utilizando y su contexto.
  • Cuando un objeto inanimado es usado para describir a un ser viviente, la declaración debe ser considerada figurativa.
  • Las principales partes y figuras de una parábola representan ciertas realidades. Considere estas partes y figuras principales solamente a la hora de sacar sus conclusiones.
  • Interpreta las palabras de los profetas en su sentido usual, literal e histórico a menos que el contexto o la forma en la que se usen dichas palabras expresen claramente un significado simbólico. Su cumplimiento puede ser por partes, cada logro siendo una promesa de lo que ha de venir.
  • Las Escrituras se originaron en un contexto histórico, así que pueden ser entendidas solamente a la luz de la historia bíblica.
  • Aunque la revelación de Dios en las Escrituras es progresiva, ambos, Viejo Testamento y Nuevo Testamento son partes esenciales de esta revelación y forman una unidad.
  • Los hechos y/o eventos históricos se convierten en símbolos de verdades espirituales solamente si las Escrituras lo indican como tal.
  • Primero debes entender la Biblia gramaticalmente para después poder entenderla teológicamente.
  • Una doctrina no puede ser considerada bíblica a no ser que resuma e incluya todo lo que las Escrituras dicen acerca de ella.

Correlación

Dado el hecho de que La Biblia es verdad, y toda verdad, debido a su origen divino, esta unificada, es importante relacionar varias verdades, una con la otra. Esto te ayudara a sacar conclusiones que son consistentes con lo que el resto de la Biblia dice sobre un tema.

  • Referencias cruzadas de palabras

* Identifica como una palabra es usada en otros pasajes.

  • Referencias cruzadas paralelas

* Versículos o pensamientos que prácticamente dicen lo mismo. La redacción diferente y el contexto nos dan una nueva visión sobre el tema.

  • Referencias cruzadas correspondientes

* Los escritores del Nuevo Testamento frecuentemente hacen referencia a citas del Viejo Testamento. Un estudio del contexto de los pasajes citados es a menudo muy útil para entender el punto que el autor quiere expresar.

  • Referencias cruzadas de ideas

* Capturar el pensamiento del pasaje y compararlo con el pensamiento similar en otro lugar de La Biblia.

  • Referencias cruzadas en contraste

* Identificar ejemplos que contrastan en la Biblia ayuda a entender lo que La Biblia enseña sobre un tema en particular.

Aplicación: respondiendo la pregunta: ¿ Qué debo hacer?

• Los peligros de NO aplicar la Palabra de Dios:

o Tú mismo te engañas al creer que el conocimiento que tienes es suficiente.

o Tú no vas a crecer en madurez espiritual.

o Tú no retendrás lo que no practicas.

o Tu vida estará en contradicción con lo que dices que crees.

o Tú comprometes tu capacidad de enseñar efectivamente.

• Reglas generales de aplicación:

o La aplicación no debe ser empleada antes de la observación y la interpretación.

o La aplicación debe ser una decisión en lugar de una emoción.

o La aplicación debe ocurrir durante un periodo de tiempo determinado.

o La aplicación debe ser completa, no parcial.

o La aplicación debe depender del poder del Espíritu Santo.

o La aplicación debe incluir un plan para poner en acción, el cual es:

§ Suficientemente significativo para comprometerse.

§ Suficientemente simple para que sea entendido.

§ Suficientemente breve para ser seguido

§ Suficientemente especifico para ser medido.

§ Suficientemente espiritual para hacer la diferencia.

• Reglas especificas para una efectiva aplicación:

o Expresa la enseñanza del pasaje en forma de un principio eterno o la verdad que es consistente con La Palabra de Dios, relevante en la actualidad, lo suficientemente clara para ser seguida.

o Evalúa como la aplicación puede ser útil en relaciones específicas.

o Pregúntate a ti misma si el pasaje tiene:

§ Un principio para aplicar

§ Un mandato que obedecer

§ Un pecado que confesar y obedecer

§ Un hábito que adoptar o dejar

§ Una actitud que corregir

§ Una verdad que creer

§ Una promesa que reclamar

§ Un ejemplo que seguir

§ Un área que entregar a Dios

§ Una decisión específica que tomar

§ Una condición que cumplir

§ Una persona a quien perdonar

§ Un peligro o error que evitar

§ Un cambio que hacer en mi carácter, conducta o conversación.

• Pon la aplicación en práctica dependiendo del poder del Espíritu Santo que more en nosotros.

 

 

 

Disponible en
https://www.avivanuestroscorazones.com/articles/el-metodo-de-estudio-biblico-e-i-o-u/
https://www.avivanuestroscorazones.com/articles/metodo-inductivo-de-estudio-biblico/
https://www.avivanuestroscorazones.com/articles/metodo-inductivo-de-estudio-biblico-201/

 

 

 

2016… nuevas oportunidades para crecer

Queridas hermanas y amigas, gracias al Señor 2015 está terminando y él ha seguido a nuestro lado, como todas ustedes han podido comprobar sin duda.

Pero como dijo Pablo, ya es tiempo de dejar de ver hacia atrás y extendernos hacia adelante… ¿ya tiene planes para su crecimiento espiritual en 2016? ¿Cómo planea leer la Biblia este nuevo año? ¿Qué libros cristianos leerá? ¿En qué participará este año en su Iglesia? Si no se ha bautizado, ¿Lo hará este año? ¿Se ha capacitado ya o lo hará este año para discipular a alguien o para atender una clase dominical de su congregación?… las ideas y las actividades son tantas, ¿verdad?

Quisiera darles a todas algunos recursos que encontré para nuestro estudio personal:

  1. No dejen de seguir el blog http://amaadiosgrandemente.com/, porque ofrecen estudios que se pueden hacer en línea junto con ellas o individualmente en tu propio tiempo.
  2. En este enlace hay unos planes de lectura bíblica que, aunque están en inglés, pueden ser útiles para la mayoría de nosotras http://www.ligonier.org/blog/bible-reading-plans/
  3. En este sitio están estudios de diversos libros de la Biblia por el Pastor Stephen Davey, del Ministerio Sabiduría para el Corazón. Puede descargar el audio o el texto en PDF. http://www.wisdomonline.org/media/messages/?language=espanol&cur_tab=series
  4. Les dejo también recomendaciones de lectura que pueden adquirir en sus librerías:

           

 

           

5. Miren cuánto hay para descargar en este otro blog de una gran amiga, Edurne Mencía:                http://www.elviajedeunamujer.com/p/descargas.html#.VoTGHLbhDIV. Vayan hasta el final de la página, donde hay un curso de discipulado llamado “Nueva Vida en Cristo”.

6. Miren este otro plan de lectura: http://www.mujeryvida.net/2015/12/366-lecturas-biblicas-guia-diaria-ano.html

7. Dos estudios devocionales para tí:

http://www.soymujerdevalor.com/2015/12/viaja-ligera-diario-devocional-para.html

http://www.elviajedeunamujer.com/2015/12/31-dias-de-renovacion-diario-devocional.html#.VoTJgLbhDIU

Gracias al Señor por tantas formas en que podemos estudiar la Biblia y ayudar en su crecimiento espiritual a otras mujeres…. nos regocijamos por ser uno de esos tantos medios usados por Dios para ello.

Que Dios te bendiga querida hermana y amiga que nos acompañas… que halles en su Palabra las herramientas que necesitas para vivir y ser de bendición para los que amas.

 

 

Los números de 2015

Como siempre, el eficiente personal de WordPress.com preparó un informe sobre el año 2015 de este blog. Gracias por acompañarnos de nuevo todo este año… agradecemos primero al Señor por haber podido servirle usando este medio, y por todas las personas que oran por nosotros, que nos escriben y nos cuentan si hemos sido de ayuda y edificación para sus vidas. Feliz 2016… que el Señor les bendiga, con toda bendición espiritual que necesiten, en primer lugar.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 22.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 8 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

“Profeta les levantaré…” Estudio sobre los profetas parte 1

Por: Julio Argüelles

Deut. 18:9-22 “Profeta les levantaré…” (RVR 1960)

 Cuando Dios llamó a Israel al desierto por medio de Moisés, los llevó a un sitio especial, al monte Sinaí para darles allí sus leyes. Por espacio de un año, los Israelitas estuvieron en ese sitio donde el Señor les impartió leyes civiles, morales y ceremoniales, todo lo que ellos necesitaban para ser una nación santa para Él. (Éxodo 19:5-6)

 Sin embargo, en el transcurso de esa etapa, los hijos de Israel tuvieron la oportunidad de ver la poderosa manifestación del Señor, al hablarles Él con poder en el Sinaí. Lo que sucedió lo relata nuestro pasaje base en Deut. 18:16-18. El pueblo tuvo miedo de oír la voz del Señor con todo su poder y severidad, por lo que Dios les dice: “Les levantaré Profeta.” Bien que esta expresión es una promesa de la venida de nuestro Señor Jesucristo, pero en términos generales también señala la llegada de hombres con un llamado especial para predicar la palabra de Dios al pueblo.

 El pueblo de Israel habría de tener Reyes más adelante, gente encargada de políticas de estado y de protección de tierras, gente que subía al trono por derecho familiar o a veces por la fuerza militar o en ocasiones por influencias. Tendrían además Sacerdotes y levitas, gente encargada del manteamiento de las leyes ceremoniales, personas que entraban al oficio por medio de una genealogía. Pero los profetas del antiguo testamento eran una clase aparte, no eran Reyes y en muchas ocasiones estos los detestaban, no eran sacerdotes (salvo casos especiales) así que no servían en el templo y en más de una ocasión los sacerdotes los mandaron a callar. Era gente “de en medio de sus hermanos, como tú…” (vrs. 18) Los profetas, pues, no contaban con ningún trasfondo en especial como requisito previo para ejercer como tales, excepto 3 cosas que estudiaremos más adelante.

  • Su Oficio:

El trabajo de los profetas consistía en 2 partes:

                1.- Predicar las palabras que le habían sido reveladas por parte del Señor. Esta es una parte especial de la profecía, pues consistía en dar a conocer juicios y acciones que el Señor iba a mostrar sobre su pueblo o sobre los pueblos vecinos.

                2.- Exhortar al pueblo y a los reyes sobre los caminos que estos estaban tomando. Ellos se encargaban de llamar la atención del pueblo para que se volvieran de su mal proceder. Eran una autoridad moral y sus discursos apelaban al corazón del pueblo para que no se alejaran de Jehová su Dios. Eran “Atalayas” como le dice Jehová a Ezequiel (Ezequiel 3:16-21), personas que miraban más lejos que los demás y que tenían que anunciarlo a los demás.

Mientras que la primera parte no es común a todos los profetas que se mencionan en la Biblia, el segundo oficio es evidente en el ministerio de todos.

  • Su Posición

El pueblo de Israel les llamó de distintas formas y uno de los pasajes bíblicos que ilustra más esto es 1 Crónicas 29:29 “Los hechos del rey David, primeros y postreros, he aquí están escritos en el rollo de las crónicas del vidente (ro´eh) Samuel, en las crónicas del profeta (nabî´) Natán y en las crónicas del vidente (jozeh) Gad,” (Biblia Textual)

El término principal bajo el cual se llamaba a los profetas en general es “nabî´” que en forma de sustantivo aparece alrededor de 309 veces en el antiguo testamento. Los otros 2 (ro´eh y jozeh) se utilizan en menos ocasiones y su significado es literalmente “ver”, refiriéndose a la capacidad dada por Dios a estos hombres, de saber más allá de las personas ordinarias.

En Israel los profetas eran reconocidos por la Ley, como lo menciona nuestro pasaje en Deuteronomio, pero no se hace ninguna referencia a su posición en jerarquía. Dios los llamaba cuando existía la necesidad de que al pueblo se le recordará de la fidelidad que debían al pacto de Jehová. Es por eso que, dependiendo del tiempo en el que desarrollaron su profecía, hay diversidad de situaciones en las que algunos tenían acceso al Rey con toda confianza y parecían ser consejeros mientras que otros huían delante del Rey por ser considerados sus actos de alta traición a la nación.

  • Su carácter

Durante el transcurso de este estudio veremos la diversidad de formas en las que estos hombres mostraron temple y animó, pero factores comunes entre todos ellos son:

  1. Celo profundo por las palabras de Jehová

Desde la célebre disposición de Isaías (Isaías 6:8) pasando por la “resistencia” imposible de Jeremías (Jeremías 20:9) el humilde Amós (Amós 7:14-15) y demás, todos tenían algo en común, eran varones que no podían callar ante las situaciones que veían. Aun en tiempos de Isaías en donde todo parecía ir bien, Isaías denuncia que poco a poco el pueblo se estaba descarriando. Fueron hombres que denunciaron el pecado con tanta fuerza que la mayoría de ellos ni aun después de ser asesinados callaron, quedando sus escritos como el testimonio perpetuo de parte de Jehová de que ellos eran su boca. Amós lo pone de forma sencilla en Amós 3:8 “…Si habla Jehová el Señor ¿Quién no profetizará” (RVR 1960)

  1. Voluntad Inquebrantable

Como resultado de la mano de Jehová con ellos. Ya vimos a Jeremías sufriendo, pero si ud lee todo el pasaje verá que él confiaba en la protección del Señor (Jeremías 20:11). Así todos los profetas llamados por el Señor a pesar de sus flaquezas se apoyaron en Él y sus flaquezas solo sirvieron para dar color a su mensaje y enriquecieron su predicación. Algunos vieron a sus amigos alejarse de ellos (Jeremías) otros se sintieron solos en su trabajo (Elías) otros perdieron a sus seres amados en medio de su ministerio (Ezequiel) o quizás debieron ser despreciados por quien debía amarlos más (Oseas); No importa la situación que piense, ninguno de ellos jugó el papel de víctima, todos continuaron predicando por amor al Señor, y:

  1. Una amor profundo por el pueblo de Dios

Daniel es un profeta especial, fue llamado por el Señor en tierra extranjera, vivió más de 70 años en tierra extraña y siéndole ofrecidos los placeres de la corte Babilónica él no olvidaba su amada tierra y pueblo (Daniel 9). Moisés pudo vivir en la aristocracia del reino más grande de su época pero lo dejo por sus hermanos (Hebreos 11:24-27). Jeremías (uno de mis profetas favoritos, por si aún no se ha notado), prefirió irse con los rebeldes del pueblo a Egipto en lugar de quedarse bajo la protección de Nabucodonosor. Estos hombres amaban al pueblo con el mismo amor del Señor. Todos estos profetas fueron en alguna medida figuras del “Profeta que habría de ser levantado”, y su mayor conexión con Él era el amor que profesaban por el pueblo de Dios, al grado a renunciar a ellos mismos por los demás.

Estas tres características son distintivas de todos ellos, en otras fueron muy diferentes, algunos por la naturaleza de su mensaje, otros por su propio carácter de hombres, pero tanto su ejemplo como su mensaje llegan a nuestros días por voluntad de nuestro Señor. En las próximas entregas estaremos discutiendo más acerca de estos hombres del Señor.

-Preguntas de estudio:

¿Cuántos profetas predicaron antes de que la monarquía israelita apareciera?

¿Los profetas, en el sentido general de la palabra, solo existían en Israel o también había en otras naciones? De haberlos ¿En que se diferenciaban de los profetas de Israel?

 

Miedos que incapacitan

Es una costumbre entre nosotras en la Clase Dominical, que al terminar un tema largo que yo imparto, viene un período de unos ocho o nueve domingos en que “me tomo vacaciones” y las hermanas se organizan para trabajar esos domingos con temas que ellas hayan preparado.

En este artículo, quiero compartir algo que mi suegra trabajó con nosotras. Son mis apuntes de ese día y algunos aportes más mientras lo redactaba…

Por: Ester Contreras

Filipenses 4:8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” 

Pensar en el futuro, sobre todo dándole especial atención a aquellas cosas que nos asustan porque sabemos que no podemos controlarlas pero que además ni siquiera sabemos cuándo van a pasar (o si van a pasar), puede incapacitarnos para actuar bien en el presente, mina nuestra confianza en el Señor y hasta puede ocasionarnos enfermedades físicas. Nos ponemos a pensar en todo, pero lo que menos pasa por nuestra mente son las promesas de Dios y su compañía permanente a nuestro lado.

Mateo 28:20 “…he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

Pablo nos dice en este pasaje que citamos, que podemos escoger lo que vamos a pensar y nos dice qué clase de pensamientos debemos procurar tener en nuestras mentes.

Una de las cosas que más nos preocupan actualmente, son los asuntos financieros. No tener suficientes recursos para atender nuestras necesidades nos causa preocupación, y a veces nos olvidamos que tenemos un Dios que sigue y seguirá velando por nosotras.

Salmo 37:25 “Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan.”

Pero, preocuparnos por el mañana no es lo que debemos hacer, sino ocuparnos en el hoy… eso es lo que es verdadero, eso es lo que es bueno hacer. ¿Qué puede comenzar a hacer hoy por su futuro? ¿Quiere contratar un seguro de vida y puede pagarlo? Contrátelo…. ¿Quiere abrir cuentas de ahorro para sus hijos, hacer inversiones para ellos, ahorrar para su retiro, etc.? Dios nos ha dado sabiduría para hacer previsiones, pero gastar nuestras energías en pura preocupación, es hasta ridículo. Cada día trae su afán y es mejor para nosotras, desde todo punto de vista, permanecer confiando en el Señor mientras hacemos lo necesario. El miedo trae más miedo. Podemos escoger siempre lo que pensaremos y lo que dejaremos entrar en nuestras mentes.

Otra cosa que suele preocupar mucho a algunas jóvenes es lo concerniente a su futuro matrimonio. ¿Me casaré o no me casaré? ¿Con quién me casaré? ¿Cuándo? Y mientras están con esa preocupación, no piensan que mientras esperan en la voluntad del Señor en este asunto, pueden estar cultivando sus vidas en preparación para su matrimonio… aprendiendo a administrar un hogar, practicando tomar responsabilidades en sus casas, entrenándose para llevar una vida de servicio al lado del siervo del Señor con quien aspiran casarse, etc… el temor a quedar soltera, a casarse mayor, a no tener hijos, etc., les hace perder la perspectiva… las incapacita para actuar y enfocarse en pensar y hacer lo que es útil y provechoso.

Pensemos un momento… ¿Cuál es mi realidad actual? ¿Qué cosas demanda esta realidad de mí ahora mismo? ¿Cómo estoy respondiendo a esas demandas cada día? ¿En qué etapa de mi vida estoy y cómo la estoy encarando? ¿Qué es lo que viene a continuación? ¿Qué puedo empezar a hacer para tener una transición tranquila a esa nueva etapa?

No debemos olvidar que muchas veces, el temor viene porque pensamos mucho en el “yo”… ¿cómo voy a hacer yo? ¿y si yo no…? ¿qué me pasará a mí si…? muchas preguntas…. demasiadas. Y la respuesta siempre es preocupante si pensamos que estamos solas frente a esas situaciones. No podemos enfrentar las aflicciones con nuestras propias fuerzas… ya lo sabemos. Es imposible.

Otra cosa que nos preocupa es… envejecer. A unas más que a otras, pero nos preocupa. Pero, ¿qué puedo hacer mientras eso ocurre?  Podemos empezar por recordar estos pasajes:

Isaías 46:4 “Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y guardaré.”

Salmo 71:14-19  “Mas yo esperaré siempre, y te alabaré más y más. Mi boca publicará tu justicia y tus hechos de salvación todo el día, aunque no sé su número. Vendré a los hechos poderosos de Jehová el Señor; haré memoria de tu justicia, de la tuya sola. Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, y hasta ahora he manifestado tus maravillas. Aun en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir, y tu justicia, oh Dios, hasta lo excelso.”

Seguido de eso, podemos tomar precauciones con nuestra dieta y ejercicios, hacernos los chequeos médicos que sean necesarios… cuidarnos un poco más y ser más concientes. Podemos envejecer con gracia si así lo queremos. Es necesario que aprendamos a aceptar las etapas de la vida cuando nos vayan llegando, con gozo, con agrado, con gratitud, y que aprendamos todo lo que podamos de cada una de ellas. Muchas de nosotras talvez ya estamos criando los hijos que el Señor nos dio… ¿qué sigue luego de eso? Francamente, la menopausia, querida amiga… no importa que usted tenga 30 años, o que esté pensando tener uno o dos hijos más… si el Señor se los concede, sepa que luego, la menopausia es su siguiente parada. ¿Qué puede comenzar a hacer hoy para que esa transición sea lo menos traumática posible? Hágalo entonces!!

Las madres de niños pequeños están en la etapa de la puesta y la quitada de los pañales, de limpiar caritas y manitas sucias, de recoger muchos juguetes todo el día, de salir cargando muchas cosas que no son para ellas, etc. Pero esa es solo una etapa… luego viene la Escuela… a lavar uniformes llenos de pintura o coser roturas, volverán a hablar de los círculos, los cuadrados, los triángulos, a cortar papel, a pegar figuritas, a dibujar paisajes, letras, líneas, a usar crayones… y así… pero son tan solo etapas… cómo las encare hace toda la diferencia. Si escoge pensar que es fastidioso, que le consume mucho tiempo, que ya no puede dedicarse tanto a sus propias cosas… amiga, su hijo crecerá y pasará sus etapas, y el recuerdo que habrá quedado en él será el de una mamá que no quiso acompañarlo o que lo hizo entre rezongos y quejas… lindo recuerdo para llevarse a la vida adulta, ¿verdad?

Pero las madres creyentes también nos preocupamos por la conversión de nuestros hijos… ¿Tendrán un corazón dócil para la Palabra del Señor? La conversión de ellos tampoco es algo que podamos producir o controlar, pero, ya la Biblia dice lo que podemos hacer para preparar el terreno del corazón de nuestros hijos para el Evangelio. No podemos hacer nada más ni mejor que eso: preparar los corazones de nuestros niños, instruirlos, hablarles día y noche del Señor y vivir vidas que muestren lo que deseamos que ellos sean en el futuro próximo. Lo demás, es tarea del Señor.

Y lo que más miedo les da a la mayoría es… morir. Muchas veces es un miedo no directamente por nosotras mismas al encarar ese momento, sino al pensar en los seres que amamos y que quedarán sin nosotras. Pero no hay como las promesas del Señor para casos como estos. El será siempre el guardador y proveedor de los que dejemos.

Creo que no es tan difícil recordar las promesas del Señor cuando pensamos en nuestra propia muerte. Pero no es igual cuando pensamos en la muerte de las personas que más amamos, que podrían partir antes que nosotras. La idea de perderlos, nos trastorna a veces. Pero, aunque ya sabemos que moriremos, no hay por qué tener una actitud pesimista, negativa, fatalista, descuidando nuestra salud y nuestras actividades. Si el Señor ha sido nuestro guía a lo largo de nuestras vidas, no hay por qué ser trágicas…

Salmo 73:24 “Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria.”

Salmo 23:6 “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.”

Salmo 56:3 “En el día que temo, yo en ti confío.”

Vea por un momento la actitud de David cuando estaba por morir el hijo que tuvo con Betsabé…

II Samuel 12: 16-23 “Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra.  Y se levantaron los ancianos de su casa, y fueron a él para hacerlo levantar de la tierra; mas él no quiso, ni comió con ellos pan.  Y al séptimo día murió el niño; y temían los siervos de David hacerle saber que el niño había muerto, diciendo entre sí: Cuando el niño aún vivía, le hablábamos, y no quería oír nuestra voz; ¿cuánto más se afligirá si le decimos que el niño ha muerto?  Mas David, viendo a sus siervos hablar entre sí, entendió que el niño había muerto; por lo que dijo David a sus siervos: ¿Ha muerto el niño? Y ellos respondieron: Ha muerto.  Entonces David se levantó de la tierra, y se lavó y se ungió, y cambió sus ropas, y entró a la casa de Jehová, y adoró. Después vino a su casa, y pidió, y le pusieron pan, y comió.  Y le dijeron sus siervos: ¿Qué es esto que has hecho? Por el niño, viviendo aún, ayunabas y llorabas; y muerto él, te levantaste y comiste pan.  Y él respondió: Viviendo aún el niño, yo ayunaba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño?  Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? Yo voy a él, mas él no volverá a mí.

Esta actitud causó el asombro de muchos, pero es la actitud correcta ante la partida de nuestros seres amados… debemos hacer todo lo que podamos por ellos, con todo nuestro corazón, con todo nuestro amor, pero una vez que el Señor ha tomado sus vidas, ya podemos levantarnos, darle gracias al Señor por la vida que le dio a esa persona y continuar.

Amiga, no deje que los temores la invadan y anulen su capacidad de pensar con cordura y de actuar con sabiduría… ¿el Señor es su Salvador? Pues, bien… su principal problema está resuelto. ¿Cree que lo demás que le preocupa es algo complicado para el Señor? Ni siquiera es necesario responder a eso.