Archivos

Los números de 2013… gracias por acompañarnos otro año!!!!

Como siempre, el personal encargado de las estadísticas de WordPress.com preparó un informe sobre el año 2013 de nuestro blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 10.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 4 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Rebosa mi ser

Himnario “Himnos Majestuosos”, No. 10

Letra y música: Ron Hamilton; traducción de Ruth Ann Flower.

 

1.- Rebosa mi ser honrando al Señor

Con mi voz doy al Rey devoción.

Mi vida sacó de la desolación

y puso en mí su canción.

 

Coro: Digno de eterno honor;

Eres digno de eterno honor.

Me postro ante ti, adorando solo a ti;

Padre, eres digno, digno de honor.

 

2.- Mi voz da loor, yo siento su amor,

su Palabra mi senda guiará.

Su gracia y bondad siempre me ampararán,

sus brazos me sostendrán.

 

 

 

 

 

Nuevo sitio en Facebook

Queridas hermanas y amigas, este 28 de Enero recién pasado, abrimos nuestro sitio en Facebook. Para esta fecha, ya tenemos 32 personas que nos siguen y nos han compartido. Gracias al Señor por permitirnos usar estos medios como herramientas para difundir su Palabra. Gracias también a ustedes que oran por nosotras… es sumamente valioso lo que hacen. Que el Señor les guarde.

Visite nuestro sitio en Facebook… opine, compártanos sus vivencias y si le hemos sido de bendición, háganos sugerencias… las esperamos por allí!!!!

http://www.facebook.com/pages/Virtuosa/401211079972252

 

Cuando vamos al culto

Por: Roberto Manzanares

 “Bueno es alabarte, oh Jehová, y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo; anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche…” (Salmo 92:1-2)

Cuando usted se prepara para asistir a los cultos de su Iglesia ¿cuáles son las expectativas de su corazón? ¿O acaso no espera nada porque esa es su costumbre?

En el texto citado, encontramos lo más importante que nosotros hacemos cuando asistimos al templo: vamos a engrandecer y alabar el nombre de nuestro Dios. Hay muchas cosas buenas que hacemos cuando venimos al culto: la comunión con los hermanos y las visitas, compartir este tiempo, etc., pero no hay nada más importante en el culto que el hecho de que nuestro Dios reciba toda la gloria y la alabanza en nuestras reuniones.

El salmista dice que es bueno alabar a Jehová. Nosotros fuimos creados para ese propósito. Debemos asombrarnos por sobre todas las cosas en quién es Dios, y ese asombro debe movernos a la alabanza. Pero esta alabanza no solo es buena porque Dios la merece, sino porque es una actividad provechosa para su pueblo.

Es saludable para nuestras almas reunirnos con otros creyentes en la presencia de Dios para adorarle, siempre y cuando esa adoración sea realmente dirigida a Dios y surja de nuestra comprensión de quién es Dios y lo que Él hace a favor nuestro. Donald Carson dice que la iglesia de nuestro tiempo en vez de adorar a Cristo están adorando la adoración. Nosotros no debemos ir al templo a sentir que adoramos o a ver qué bonito adoramos, sino a adorar.

Entonces, surge la pregunta: ¿Por qué debemos alabar a Dios? Porque Él es nuestro Creador y lo más razonable que puede hacer una criatura es alabar a su Creador. Pero en el caso de los creyentes, Dios no solo es nuestro Creador sino también nuestro Redentor. Él nos rescató de la esclavitud del pecado para que seamos suyos. No nos pertenecemos a nosotros mismos en ningún sentido. No nos creamos a nosotros mismos y no nos salvamos a nosotros mismos. De ese modo no solo haremos lo que debemos hacer sino también lo que nuestras almas necesitan.

La verdadera adoración demanda preparación previa. Si no estamos contemplando la majestad de nuestro Dios, en todo lo que Dios ha hecho por nosotros, no podremos adorar correctamente cuando venimos al templo. Hay personas que asisten a la iglesia esperando que la iglesia caliente sus corazones para adorar a Dios. No… eso no funciona así. Por lo menos, no en lo que respecta a la verdadera adoración.

Las circunstancias externas como la música estridente y otras cosas pueden darnos una sensación de euforia, una sensación emocional de que estamos alabando a Dios pero eso no necesariamente significa que estamos adorando. La verdadera adoración solo puede surgir de un corazón que admira a Dios. Y esa admiración solo puede surgir del terreno del conocimiento y la meditación. Debemos meditar en Dios, en sus atributos en su persona y en sus obras y así podremos alegrarnos en Él y adorarle.

Si usted observa los salmos, no tratan de manipularnos emocionalmente sino instruirnos. Piense en este salmo y vea todas las enseñanzas sobre Dios que tenemos aquí. Eso es lo que nos mueve a adorar a Dios correctamente.

Cristo es la Peña de Horeb

Cristo es la peña de Horeb que está brotando
Agua de vida saludable para ti.
Ven a tomarla, que es más dulce que la miel;
Refresca el alma, refresca todo tu ser.
Cristo es la peña de Horeb que está brotando
Agua de vida saludable para ti.
 
Cristo es Autor de la salvación eterna;
Solo su sangre tu pecado borrará.
No le rechaces, esta es tu oportunidad,
Mira qué triste, qué triste es tu situación.
Oh, pecador, Cristo puede darte vida,
Pues solo él es el Autor de Salvación.