Archivos

Parábola del Sembrador

El Pastor John MacArthur nos habla de la Parábola del Sembrador, y analiza los diferentes suelos en los que cayó la semilla de la Palabra de Dios. Cuéntenos cómo el Señor llamó su atención a través de este mensaje. Nuestros queridos hermanos y amigos de lumbrera.wordpress.com, siempre dándonos excelentes recursos. Gracias hermanos!!!

Y seguimos leyendo…

Queridas hermanas y amigas, continuamos procurando que nuestras mentes se mantengan ocupadas y que pongamos en ellas, como dice Filipenses 4, todo lo bueno, lo justo, lo puro, de buen nombre y todo aquello en que haya virtud. Por eso, ahora les recomendamos este libro de Erwin Lutzer, con argumentos y  pruebas contundentes acerca de la fiabilidad de la Biblia. Léanlo y saquen sus conclusiones… y no olviden compartirnos su experiencia.

Una recomendación que no puede ignorar

Queridas hermanas y amigas, nuevamente les tenemos otra sugerencia de lectura sumamente interesante a la vez que desafiante. El Pastor John MacArthur nos pone en perspectiva acerca de la personalidad de Jesús, en un aspecto que muchos ahora, quieren negar… su celo consumidor por la doctrina de su Padre, y todo lo que ese celo lo llevó a hacer en su ministerio terrenal contra los que predicaban falsas enseñanzas. ¿Es su celo el mismo nuestro?

Tu plan más importante en 2012

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

Mateo 6:33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” 

Salmo 37:5 “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará.”

Queridas hermanas, amigas y lectoras de nuestro blog, hemos iniciado ya el año 2012, y estoy segura que desde ya tenemos muchos planes y  propósitos que deseamos poner en marcha…. cosas que interesan a nuestro matrimonio, a los hijos, a las finanzas de la familia, a nuestra situación laboral o académica… tantas cosas!!!

Pero no debemos olvidar cuáles deben ser los planes más importantes que debemos formular para este año. Si olvidamos esos planes, todo lo demás que soñemos hacer, se vendrá abajo con grandes pérdidas para nosotras. El plan más importante que debemos tener ya establecido es, cuál será nuestra situación con el Señor este año. Los pasajes que encabezan esta breve reflexión, nos lo dicen claramente. Si en nuestros asuntos el Reino de Dios y su justicia no están primero, la promesa de que todo lo demás será añadido no es para nosotras. No clamemos al Señor por su provisión material y espiritual cuando, en nuestras conciencias sabemos bien que no hemos buscado primero las cosas de su Reino… sería todo un descaro de nuestra parte.

Si usted es creyente y ha equivocado sus prioridades, ya es hora de que cambie de proceder, y que lo haga ya mismo… ¿es creyente pero no estudia mucho la Biblia, ni siquiera la ha leído completa una sola vez? ¿es creyente pero está postergando su bautismo porque aún está muy apegada a cosas de la carne? ¿es creyente bautizada y miembro de su Iglesia pero no se congrega puntualmente? ¿es creyente bautizada y miembro de su Iglesia pero no participa en el servicio que su congregación realiza? ¿es creyente bautizada y no puede aún presentar el plan de salvación ni siquiera a sus familiares? ¿ya tiene cierto tiempo de ser miembro de su congregación pero todavía se resiste a obedecer algunas doctrinas bíblicas porque no le gustan?… ya basta de esas cosas!!  Resuélvase de una vez en este año, dejar esas actitudes y excusas que ha venido poniendo y de todo su corazón comience a hacer lo que el Señor le ha mandado. No deje que pase otro día de este año sin tomar esa decisión.

¿Cómo va a hacerlo? ¿ En qué y cómo puede servir al Señor? Sencillo… usted se congrega, ¿no es cierto? abra sus ojos y vea a su alrededor… ¿qué necesidades percibe? ¿cuáles puede suplir usted ahora mismo? ¿cuáles no puede suplir ahora mismo porque necesita estar un poco más preparada espiritual o materialmente? ¿qué capacitación espiritual le falta todavía? ¿Cómo y cuándo se capacitará? Hable con su maestra de Escuela Dominical, con su Pastor, con otras hermanas de su confianza… se sorprenderá de todo lo que puede hacer para la gloria de Dios.

Si usted no es creyente… su plan más importante para este año debe ser arrepentirse de sus pecados y confiar en Cristo como su Salvador. ¿Cómo puede hacerlo? comience a congregarse… la predicación de la Palabra de Dios no está lejos de usted querida amiga; no tiene que ir a otro país para congregarse. Sin duda que en su propio vecindario o ciudad, puede encontrar una Iglesia donde se predique el mensaje de salvación. Consiga una Biblia; léala… llévela a la Iglesia, compruebe si realmente lo que oye, se ajusta a lo que está leyendo en la Palabra de Dios. Arrepiéntase de sus pecados ya mismo, porque si no lo hace, aunque en cada uno de sus planes usted diga: “Primero Dios voy a hacer esto y aquello… Si Dios quiere conseguiré esto y esto”, ninguno de ellos cuenta con la bendición del Señor, ni con su promesa de prosperarlos.

Lo mejor que podemos desear para usted, si aún no es creyente, es que se convierta a Cristo… busque de él, compruebe por su propia experiencia cómo es, cómo se deleita en hacer bien a los que son sus hijos, cómo vela por ellos y tiene propósitos maravillosos aún a través de las circunstancias difíciles y dolorosas. Ya no pase otro día de este año en incredulidad.

Nuestra vida acabará, cual las hojas caerá
Cual el haz se ligará, busca a Dios. 
Vuela cada día veloz, y volando da su voz:
“Ven a dar tu cuenta a Dios, busca a Dios”.
 
Pierde el hombre su vigor, se marchita cual la flor,
Se disipa cual vapor, busca a Dios. 
Como el río a prisa va, hasta entrar al vasto mar,
Vas así a la eternidad, busca a Dios. 
 
Clama a Dios de corazón, con sincera contrición,
Por Jesús Dios da perdón, busca a Dios. 
Si no escuchas al Señor, si desprecias su perdón, 
Te acarreas perdición, busca a Dios. 
 
Busca a Dios… busca a Dios!!!
Entre tanto tengas tiempo, busca a Dios. 
Si te atreves a esperar, Dios la puerta cerrará
Y dirá: “Es tarde ya”… busca a Dios. 

Cuando el cristiano ama la verdad

Por: Dr. Martyn Lloyd Jones

“El cristiano debe saber por qué lo es.  El cristiano no es alguien que simplemente dice: “Algo maravilloso me ha ocurrido”. De ninguna manera.  El cristiano puede y está listo “para dar razón de la esperanza que hay en él”.  Si no puede hacerlo así, más le vale ver donde se encuentra.  El cristiano sabe por qué es cristiano, y sabe que terreno pisa.  Se le ha transmitido la enseñanza; ha recibido la verdad.  Esta “forma de sana enseñanza”, ha llegado hasta él, hasta su mente, y debe siempre empezar por su mente.  La verdad llega a la mente y al entendimiento mediante la iluminación del Espíritu Santo.  Una vez que el cristiano ha conocido la verdad, llega a amarla. La verdad le conmueve el corazón, pues ve lo que era, y la vida que llevaba y acaba por aborrecerla.  Cuando ve que la verdad acerca de nosotros es que somos esclavos del pecado, acabamos por aborrecernos.  Pero cuando vemos la gloriosa verdad que nos habla del amor de Cristo, la queremos, la deseamos. Así es como se compromete el corazón.  En realidad, conocer la verdad significa conmoverse ante ella y llegar a amarla. Esto es inevitable.  Cuando vemos claramente la verdad, lo sentimos.  Esto, a su vez, nos conduce a experimentar grandes deseos de practicarla y vivirla”

Tomado de http://lumbrera.wordpress.com/2010/06/26/cuando-el-cristiano-ama-la-verdad/, con nuestra gratitud. 

Conferencia sobre Misiones

Del 18 al 20 de Diciembre de 2006, nuestra iglesia organizó una Conferencia sobre el trabajo misionero de la Iglesia, y damos gracias a Dios por habernos permitido tener al Pastor Leví Ríos en nuestra congregación, para que disertara sobre este tema tan importante, como son las misiones. De las iglesias en esta ciudad, es él quien mejor podía aconsejarnos y darnos ánimo para emprender este trabajo.

Consideramos que no era justo que estas predicaciones se quedaran solo en el recuerdo de los que estuvimos en la conferencia; por eso, mi esposo y yo, pusimos manos a la obra para recopilar cada predicación de cada día. Era necesario grabar las predicaciones y luego copiarlas casi textualmente para no perder detalle. Y hoy, nos complace compartir este trabajo con las demás iglesias. No basta solo con contarles lo bien que todo salió; queremos que todos aprovechen los principios que el Pastor Leví Ríos compartió con nosotros, y que al fin, esto sirva para el engrandecimiento del Reino de Dios.

Gracias Pastor, por haber aceptado nuestra invitación. Que Dios le bendiga a usted, a su esposa e hijos, y que cada esfuerzo de su iglesia en la predicación del Evangelio, sea grandemente prosperado. Ponemos a disposición de nuestras lectoras la recopilación que hicimos de las disertaciones en formato PDF

EL TRABAJO MISIONERO DE LA IGLESIA PDF

El verdadero dolor de la cruz

Por: Charles Spurgeon
PORCIÓN DE UN SERMÓN PREDICADO EL DOMINGO 3 DE ABRIL, 1887 en el Púlpito del Tabernáculo Metropolitano
Texto: Juan 19: 31-37.
 
¿Qué otra cosa aprendemos de esta lección? Es esto: vean el tratamiento del hombre hacia Cristo. Le han escupido, han gritado: “¡Crucifícale, crucifícale!” Le clavaron en la cruz, se burlaron de Sus agonías, y está muerto; pero la malicia del hombre no está saciada todavía. El último acto del hombre hacia Cristo debe ser traspasarlo de lado a lado. Esa cruel herida era la concentración del maltrato hacia Jesús. Su experiencia en manos de nuestra raza se resume en el hecho que ellos traspasaron Su corazón. Eso es lo que los hombres han hecho a Cristo: le han despreciado y rechazado de tal manera que Él muere con Su corazón traspasado.

¡Oh, la depravación de nuestra naturaleza! Algunos dudan que sea una depravación total. Merece un peor adjetivo que ése. No hay palabra en el lenguaje humano que pueda expresar el veneno de la enemistad del hombre hacia su Dios y Salvador: lo heriría mortalmente si pudiera. No esperen que los hombres amen a Cristo, ni a ustedes tampoco, si son semejantes a Él. No esperen que Jesús encuentre habitación para Él en la posada, ni mucho menos que sea colocado en el trono por hombres culpables, no regenerados. ¡Oh, no! Aun estando muerto ellos tienen que insultar su cadáver atravesándole una lanza. Un soldado lo hizo, pero estaba expresando el sentimiento de la época. Esto es lo que el mundo de pecadores hizo a Quien vino al mundo para salvarlo.

Ahora, a continuación aprendamos, lo que Jesús hizo por los hombres. Amados, ese himno que acabamos de escuchar, contiene una dulce expresión:

“Aun después de muerto Su corazón
Derramó Su tributo por nosotros.”

En Su vida, Él se desangró por nosotros: gota a gota el sudor sangriento cayó al suelo. Luego, los crueles flagelos hicieron brotar abundantes gotas de color púrpura; pero como un poco de sangre de vida permanecía cerca de Su corazón, la derramó toda antes de partir. Es una expresión materialista, pero hay algo más en ella que un simple sentimiento: digo que permanece entre la sustancia de este globo una sagrada reliquia del Señor Jesús en forma de sangre y agua. Puesto que ningún átomo de materia perece jamás, la materia permanece en la tierra aun ahora. Su cuerpo se ha ido a la gloria, pero la sangre y el agua quedaron aquí. Veo mucho más en este hecho de lo que intentaré decir.

¡Oh mundo, el Cristo te ha marcado con Su sangre y tiene la intención de poseerte! Sangre y agua del corazón del propio Hijo de Dios se han derramado sobre este planeta oscuro y manchado, y así Jesús lo ha sellado como algo propio, y como tal, debe ser transformado en un nuevo cielo y una nueva tierra, en los que habita la justicia.

Nuestro amado Señor, después que nos hubo dado todo lo que tenía, renunciando a Su vida por nosotros, se deshizo del torrente inapreciable que brotó de la fuente de Su corazón: “al instante salió sangre y agua.” ¡Oh, la bondad del corazón de Cristo, que no sólo devolvió un beso por un golpe, sino que entregó torrentes de vida y salvación por la herida de la lanza!

Amados, nuestro Señor Jesús no vino únicamente para salvar pecadores, sino para buscarlos: Su muerte no sólo salva a quienes tienen fe, sino que crea fe en quienes no la tienen. La cruz produce la fe y el arrepentimiento que exige. No pueden venir a Cristo con fe y arrepentimiento. Vengan a Cristo por fe y por arrepentimiento, pues Él puede otorgarlos. Él fue traspasado a propósito para que ustedes puedan ser compungidos hasta el corazón. Su sangre, que fluye libremente, es derramada por muchos para remisión de los pecados. Todo lo que tienen que hacer es mirar, y, mientras estén mirando, esos benditos sentimientos que son las señales de la conversión y de la regeneración, serán obrados en ustedes por una mirada a Él.

¡Oh bendita lección! Pónganla en práctica esta mañana. ¡Oh, que en esta gran casa muchos se olviden del yo y miren al Salvador crucificado, y encuentren vida eterna en Él! Pues este es el principal objetivo que tuvo Juan al escribir esta historia, y este es el designio más importante de que lo prediquemos: ansiamos que ustedes crean. Vengan, ustedes que son culpables, vengan y confíen en el Hijo de Dios que murió por ustedes. Vengan, ustedes que son inmundos y están contaminados, vengan y lávense en este sagrado torrente que es derramado por ustedes. Hay vida en una mirada al Crucificado. Hay vida en este instante para todo aquél que Lo mire. ¡Que Dios les conceda que puedan mirar y vivir, por Jesucristo nuestro Señor! Amén.

Disponible en http://lumbrera.wordpress.com/2010/01/04/paul-washer-el-verdedadero-dolor-de-la-cruz-videos/#more-2444