Archivos

Algunos cambios que me han hecho pensar

Por: Rebeca Argüelles de Manzanares

Salmo 127:3 “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre.”

¿Cómo ha sido para ustedes este primer mes del año? ¿cómo van con sus propósitos y metas que se trazaron? Espero que con la gracia de Dios, vayamos todas esforzándonos por llevar a cabo las metas que nos propusimos para su gloria.

Para este año, he tenido cambios en mi trabajo como docente… mi horario cambió de una jornada de 12 horas semanales (que podía cumplir con toda solvencia presentándome solo 3 días a mi trabajo) a 30 horas, lo cual implica para mí, que ya no tengo el tiempo que tenía los tres años anteriores para estar con mi hijo que ahora tiene 3 años 7 meses… la noticia me tomó un poco por sorpresa, debo confesar, pero en cuanto me enteré, traté de pensar pronto cómo me organizaría para los días que vendrían. Estoy por comenzar la tercera semana de clases y aún estoy pensando cómo mejorar las ideas que se me ocurrieron al principio. En este contexto, sumándose el hecho de que a fines de Agosto debemos matricularlo en Kinder, y pensando que tengo tan poco tiempo, tomé algunas decisiones que quiero compartirles, las cuales hoy mismo por la mañana, reafirmé en mi corazón pensando en este pasaje que cité al comienzo.

Esta mañana fui a un Centro Comercial de la ciudad con mi hijo. Primero porque trabajé toda la semana y sentía que le debía tiempo a él. Como el clima está frío y hay mucho viento, actividades al aire libre no eran un opción, así que fuimos al área de juegos del Centro Comercial, que es un área muy limpia, colorida y agradable, con piso alfombrado y acolchonado, con toboganes y otros aparatos adecuados para los niños. Tanto los niños como los padres que quieran entrar a cuidarlos, deben entrar sin zapatos (hay algo en andar descalza en superficies alfombradas que me encanta, así que me los quité gustosa) No habían niños cuando llegamos así que no me afané mucho vigilándolo mientras corría, saltaba, se deslizaba en los toboganes, rodaba por el piso… Anduve corriendo con él un rato tras una pelota, pero luego llegó un niño y una niña con los que hizo amistad y dejó de hacerme caso a mí para jugar con ellos.

Me senté en los sillones que hay allí mismo en el área para seguir viéndolo. Como todo estaba bien, me ocupé de cumplir con uno de los propósitos que me hice cuando supe lo de mi trabajo. Escribo en una libreta (muy linda que tengo), cualquier pensamiento espiritual que venga a mi mente en el momento en que llega, para no olvidarlo. Estoy más ocupada ahora, así que no quiero que llegue un momento en que en mi mente solo hayan pensamiento de afán, de preocupación, de cosas por hacer… mientras veía a mi niño correr y jugar con sus amiguitos, considerando que el hecho de que hable, que corra, que tenga movimientos coordinados, que pueda relacionarse amistosamente con otros niños, son todos milagros que el Señor ha hecho en su cuerpo y personalidad, pensé en este Salmo 127:3, pero no en donde dice que los hijos son herencia de Jehová, sino en la segunda parte… que los hijos son “cosa de estima”. No tenía concordancia, ni diccionario ni comentario bíblico a mano cuando pensé en estas cosas así que se las comparto tal como vinieron a mi corazón.

Creo que todas entendemos lo que es estimar algo… pero al decirlo de los hijos, yo lo pensé como tener en sumo aprecio a esa persona a la cual yo misma dí a luz (esto parece obvio, pero lo digo porque en este mundo de locos, muchas madres no tienen idea de lo que es estimar a sus hijos, y todas nosotras lo sabemos por la noticias). Dios piensa que ellos son absolutamente dignos de toda nuestra estimación, aprecio y valoración. Si Dios piensa eso, no podemos pensar menos nosotras como madres.

¿Cómo puedo mostrarle a mi hijo que es valioso para mí? ¿Cómo puedo hacerle saber que tiene toda mi estimación, que lo aprecio sean cuales sean sus capacidades, sea cual sea su condición, sean cuales sean sus gustos y habilidades, sean cuales sean sus rasgos difíciles de carácter, su situación de salud, etc.? ¿Cómo puede hacerlo usted, querida madre lectora? Quiero seguir compartiendo las ideas que tuve esta mañana.

Bueno… pensé que darle prioridad a la instrucción espiritual del alma de su pequeño es el primer paso que debe dar. No crea que su hijo es pequeño o que no tiene las condiciones intelectuales para entender lo que la Biblia dice… léala con él, cante con él y desde luego, llévelo con usted al templo todas las veces que se pueda (también me refiero a las mamás que tienen niñas, pero me tardo mucho en estar escribiendo niño(a), hijo(a)… ustedes me entienden).

Pero esto no lo podrá hacer si la Palabra de Dios no está primero en su corazón de madre… así que, lea usted también querida mamá. Busque instrucción para su alma, porque el alma de su hijito es su responsabilidad en estos años de su niñez. No los pierda… no los desperdicie.

Creo que es pecado que no estimemos a nuestros hijos como seres inmensamente valiosos para el Señor y para este mundo en el que deben vivir por ahora. He oído algunas madres lamentarse de la época en la que nacieron sus hijos, con tanta maldad y violencia… pero si usted ve a su hijo como alguien que puede hacer la diferencia, puede trabajar en él con esperanza y gozo enseñándole la Palabra del Señor.

Ahora quiero compartirles las metas que nos planteamos con nuestro hijo en estos meses previos a su ingreso al Kinder… por si alguna de ustedes está en la misma condición que nosotros:

1.- Capacitarlo para que vaya al baño totalmente por sí mismo (porque todavía me necesita cuando termina sus asuntos allí).

2.- Capacitarlo para se vista y desvista totalmente por sí mismo (porque todavía le cuesta quitarse las camisetas, y abrochar los pantalones).

3.- Capacitarlo para que comience a bañarse solo.

4.- Hablarle regularmente de lo que hará cuando esté en el Kinder aprovechando las actividades diarias (por ejemplo, a veces me pide que yo le dé los últimos bocados de sus comidas, y le digo que puede terminarla él solo porque en el Kinder, los niños comen toda la comida ellos solos).

5.- Coleccionar sitios web con recetas para meriendas infantiles saludables (de paso les digo que http://diaadiamimenu.com/blog/ tienen excelente ideas. Si saben de otros sitios, comenten por favor).

6.- Reafirmar diariamente principios de obediencia y cortesía. Hablar sobre los juegos y las reglas del juego (no hacer trampa, no empujar, no molestar, no gritar, saber perder, no ser presumido, aceptar y ofrecer disculpas, etc.)

7.- Animarlo a trabajar con colores, tijeras infantiles, pegamento y diversas clases de materiales que podrá usar cuando llegue al Kinder y a que no maltrate sus trabajos manuales (porque este hijo mío no es muy delicado cuando agarra sus cosas para llevarlas de un lado a otro y otras veces hasta se sienta en ellas porque ni se fija… ya lo imaginarán…).

Si su hijo está en la misma edad que el mío y ya adquirió algunas de estas habilidades, ¿Qué hizo usted para ayudarlo a lograrlas? A muchas nos gustaría saber el secreto de su éxito. Siéntanse libres de comentar!!!

Queridas madres compañeras de lucha, mi oración es con ustedes para que logremos la mayor meta para nuestros hijos… conducirlos a la conversión, a que crean que Jesús es su Salvador (mi esposo y yo oramos y trabajamos para que antes de sus 10 años de edad, nuestro hijo pueda llegar a esta convicción… aunque la conversión de un alma es un milagro del Señor, la Biblia nos manda predicar el Evangelio y lo ideal es que los primeros en oírlo de nuestra voz, sean nuestros hijos).

Se fue el primer mes del año… ¿listas para el segundo? Un gran abrazo…

 

 

Mi hijo y yo en la ciudad de Siguatepeque, Comayagua, donde me acompañó a una conferencia bíblica.

2016… nuevas oportunidades para crecer

Queridas hermanas y amigas, gracias al Señor 2015 está terminando y él ha seguido a nuestro lado, como todas ustedes han podido comprobar sin duda.

Pero como dijo Pablo, ya es tiempo de dejar de ver hacia atrás y extendernos hacia adelante… ¿ya tiene planes para su crecimiento espiritual en 2016? ¿Cómo planea leer la Biblia este nuevo año? ¿Qué libros cristianos leerá? ¿En qué participará este año en su Iglesia? Si no se ha bautizado, ¿Lo hará este año? ¿Se ha capacitado ya o lo hará este año para discipular a alguien o para atender una clase dominical de su congregación?… las ideas y las actividades son tantas, ¿verdad?

Quisiera darles a todas algunos recursos que encontré para nuestro estudio personal:

  1. No dejen de seguir el blog http://amaadiosgrandemente.com/, porque ofrecen estudios que se pueden hacer en línea junto con ellas o individualmente en tu propio tiempo.
  2. En este enlace hay unos planes de lectura bíblica que, aunque están en inglés, pueden ser útiles para la mayoría de nosotras http://www.ligonier.org/blog/bible-reading-plans/
  3. En este sitio están estudios de diversos libros de la Biblia por el Pastor Stephen Davey, del Ministerio Sabiduría para el Corazón. Puede descargar el audio o el texto en PDF. http://www.wisdomonline.org/media/messages/?language=espanol&cur_tab=series
  4. Les dejo también recomendaciones de lectura que pueden adquirir en sus librerías:

           

 

           

5. Miren cuánto hay para descargar en este otro blog de una gran amiga, Edurne Mencía:                http://www.elviajedeunamujer.com/p/descargas.html#.VoTGHLbhDIV. Vayan hasta el final de la página, donde hay un curso de discipulado llamado “Nueva Vida en Cristo”.

6. Miren este otro plan de lectura: http://www.mujeryvida.net/2015/12/366-lecturas-biblicas-guia-diaria-ano.html

7. Dos estudios devocionales para tí:

http://www.soymujerdevalor.com/2015/12/viaja-ligera-diario-devocional-para.html

http://www.elviajedeunamujer.com/2015/12/31-dias-de-renovacion-diario-devocional.html#.VoTJgLbhDIU

Gracias al Señor por tantas formas en que podemos estudiar la Biblia y ayudar en su crecimiento espiritual a otras mujeres…. nos regocijamos por ser uno de esos tantos medios usados por Dios para ello.

Que Dios te bendiga querida hermana y amiga que nos acompañas… que halles en su Palabra las herramientas que necesitas para vivir y ser de bendición para los que amas.

 

 

Reflexión sobre el fruto del Espíritu.

Hola queridas hermanas y amigas… una de nuestras seguidoras preguntó acerca de un estudio sobre el fruto del Espíritu. Les dejo algunos enlaces de un estudio que dio nuestra querida hermana y maestra, Ester Pidal. Que les sea súper útil!!!!

Preguntas y más preguntas…

Por: Rebeca Natalia Argüelles

Génesis 42:28 “Y dijo a sus hermanos: Mi dinero se me ha devuelto, y helo aquí en mi saco. Entonces se les sobresaltó el corazón, y espantados dijeron el uno al otro: ¿Qué es esto que nos ha hecho Dios?”

2015 comenzó para mí y mi familia con un suceso realmente triste… un miembro de mi familia, una mujer muy querida para nosotros, fue diagnosticada con una enfermedad incurable. No puedo describirles la tristeza que tenemos todos ahora, pero eso me hizo pensar en el pasaje que cité al comienzo.

El contexto, que ya muchas lo saben, es que José, de los hijos menores de Jacob, era odiado por sus hermanos mayores. Ellos lo envidiaban porque su padre tenía preferencia hacia él. Cuando tuvieron la oportunidad pensaron en deshacerse de él vendiéndolo a una compañía de mercaderes que iban para Egipto. Al menos eso pensaron ellos… que se habían deshecho de él, pero no fue así. José en Egipto pasó por duras pruebas, pero logró, por la gracia de Dios, convertirse en la segunda persona más importante del imperio. El administraba las cosas del imperio y tenía todo el respaldo de Faraón.

Pasaron los años y una terrible hambruna vino sobre la tierra, y en casa de sus hermanos, muy lejos de donde José estaba, también hubo gran necesidad de alimentos. Gracias a la previsión de José, en Egipto tenían abundancia. Jacob envió a sus hijos para allá a comprar comida. Llegados ellos a Egipto, se hallaron con su hermano José y no lo reconocieron… pero él a ellos sí. Allí da comienzo una serie de pruebas de que José les puso a sus hermanos, para ver si había en ellos algún cambio de corazón desde aquel día en que sin piedad lo apartaron de su padre (y eso que no mencioné que lo primero que se les ocurrió fue matarlo, pero luego cambiaron de parecer y decidieron venderlo).

Una de esas pruebas fue, que cuando ellos compraron alimentos, José hizo que el dinero con que habían pagado, les fuera puesto de nuevo en sus costales. Pensando que dejaron las cuentas claras en Egipto, ellos se fueron. Estando en una posada, uno de ellos revisó su costal y se halló con la sorpresa de que su dinero estaba allí. Fue entonces muy sobresaltado y se lo dijo a sus hermanos. La cosa se veía muy mal pues, parecía que habían robado la comida que llevaban. Pero la frase a la que deseo llamar su atención es la última del pasaje: ¿Qué es esto que nos ha hecho Dios?Bien hicieron ellos en reconocer que era Dios quien había permitido que eso les pasara. Este diagnóstico médico que hemos recibido, también fue Dios quien lo permitió, y justamente esa es la buena noticia.

¿Cómo puede ser esa una buena noticia si su amada pariente morirá? -dirá usted- Pero sí… esa es la buena noticia. Es Dios quien está detrás de todas las situaciones de nuestras vidas, no es la casualidad o la fatalidad, el destino, algún augurio o designio misterioso o cósmico… es Dios en persona, y ya que es él, podemos tener la seguridad de que hay un buen fin para el asunto, aunque a simple vista no lo parezca.

El gozo que tenemos en medio de todo esto es, que nuestra pariente es creyente, así que la situación más importante de su vida está resuelta y nosotros, solo estaremos separados de ella un breve tiempo, pero, creo que la pregunta que se hicieron los hermanos de José, deben hacérsela también mis parientes inconversos y los suyos, apreciada(o) amiga(o) que nos lee… ¿qué es esto que nos ha hecho Dios? y yo añadiría… ¿y para qué lo hizo?

Los creyentes sabemos siempre que Dios actúa en todo lo que pasa… no nos sobresaltamos ni nos espantamos, como los hermanos de José, pero los que aún no creen en el Señor sí se aterrorizan y sufren mucho. Sienten que no saben lo que los golpeó y aunque comienzan a mencionar el nombre del Señor en momentos críticos, aún no lo conocen ni tienen la seguridad de que él está en control de la situación. Algunos de mis parientes están en ese estado desde que supimos la noticia, y dicen que hay que pedir a Dios que sane a nuestro ser amado, y algunos hasta dicen que en efecto Dios la sanará (porque en casos así, afirman estas cosas con gran seguridad, como si conocieran al Señor y creyeran en él, pero no es así)… yo no me preocuparía demasiado por eso. Desde luego que deseo con todo mi corazón la sanidad de mi pariente, pero un milagro mayor que sanar un cuerpo enfermo es la conversión del corazón humano… ese milagro Dios lo hizo en esta amada mujer miembro de mi familia.

¿Qué es esto que nos ha hecho Dios?… ¿qué quiere Dios enseñarme con esto? ¿hacia dónde quiere llevarme? ¿qué quiere que haga? Esas son la preguntas que deben hacerse quienes no han creído en Cristo como su Salvador personal, cuando el sufrimiento viene a sus vidas… ¿no será que ya es hora de ponerse a cuentas con Dios? ¿no será que es hora ya de creer el mensaje de que es necesario más que nunca arrepentirse de sus pecados y creer en Jesús para ser salvo? ¿no será que es hora de dejar de seguir absurdas religiones y supersticiones, dejar excusas, dejar de refugiarse en buenas pero muy esporádicas acciones, dejar de compararse con otros a quienes consideran “más malos”, etc.?

¿Qué es esto que le ha hecho Dios… y en qué resultará para usted? Mi deseo es que resulte en la salvación de su alma… si no es así, habrá sido un sufrimiento en balde… una terrible experiencia que sacudió su vida, pero que no le dejó nada. Deseo que tanto mis parientes como los mis hermanos alrededor del mundo, ya no sigan siendo iguales… deseo que al encarar un dolor como este que estamos pasando ahora nosotros, puedan volverse a su Salvador en arrepentimiento y fe.

De paso, gracias de antemano por sus oraciones por mi familia. Muchas gracias…

Feliz 2015…

Queridas hermanas y amigas… estamos por cerrar este año 2014, y aún no puedo creer todas las bendiciones que el Señor nos ha permitido tener. Es tanto por lo que debemos estar agradecidas.

En 2015 tenemos otra oportunidad de servir al Señor, con más entusiasmo!!! 2014 es un año menos de espera para reunirnos con nuestro Salvador. El tiempo que queda es tan corto… seamos todo lo creativas, participativas y dispuestas que podamos. Involucremos a nuestras queridas familias. No perdamos ni una sola de las oportunidades que se nos presenten para servir y obedecer a nuestro Señor.

¿Qué quiere aprender de la Biblia este nuevo año? ¿qué temas le gustaría investigar?

¿Qué área de su matrimonio necesita mejorar?

¿Qué quiere enseñarle a sus hijos? ¿qué áreas de su desarrollo moral y espiritual tiene que trabajar?

¿Qué aspectos de su desempeño como ama de casa o en el ámbito laboral quiere mejorar?

¿Qué actitudes puede cultivar en su servicio al Señor en la Iglesia?

¿A quién le gustaría discipular? O si no sabe cómo hacerlo, ¿buscará la ayuda de alguien con experiencia para que le enseñe cómo estudiar la Biblia con otros?

¿Cree que debe tomar un curso de estudio bíblico específico?

¿Va a llevar cuaderno y lápiz este nuevo año a la Escuela Dominical?

¿Qué libros planea leer usted sola… con su esposo… con sus hijos?

Mire nada más… podría seguir haciendo preguntas todo el día… les animo a que hagan sus planes y que comiencen a disfrutar desde ya de todo lo que puede resultar a causa de su decisión de seguir al Señor con renovada fidelidad.

Que el Señor les bendiga… gracias por otro año de su compañía, sus oraciones y su cariño… en 2015 seguiremos con ustedes si es la voluntad del Señor. Un cariñoso abrazo para todas aquellas de ustedes que, con ayuda del Señor, buscan cada día ser mujeres virtuosas… Salmo 90:12.