Archivos

Los números de 2015

Como siempre, el eficiente personal de WordPress.com preparó un informe sobre el año 2015 de este blog. Gracias por acompañarnos de nuevo todo este año… agradecemos primero al Señor por haber podido servirle usando este medio, y por todas las personas que oran por nosotros, que nos escriben y nos cuentan si hemos sido de ayuda y edificación para sus vidas. Feliz 2016… que el Señor les bendiga, con toda bendición espiritual que necesiten, en primer lugar.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 22.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 8 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Miedos que incapacitan

Es una costumbre entre nosotras en la Clase Dominical, que al terminar un tema largo que yo imparto, viene un período de unos ocho o nueve domingos en que “me tomo vacaciones” y las hermanas se organizan para trabajar esos domingos con temas que ellas hayan preparado.

En este artículo, quiero compartir algo que mi suegra trabajó con nosotras. Son mis apuntes de ese día y algunos aportes más mientras lo redactaba…

Por: Ester Contreras

Filipenses 4:8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” 

Pensar en el futuro, sobre todo dándole especial atención a aquellas cosas que nos asustan porque sabemos que no podemos controlarlas pero que además ni siquiera sabemos cuándo van a pasar (o si van a pasar), puede incapacitarnos para actuar bien en el presente, mina nuestra confianza en el Señor y hasta puede ocasionarnos enfermedades físicas. Nos ponemos a pensar en todo, pero lo que menos pasa por nuestra mente son las promesas de Dios y su compañía permanente a nuestro lado.

Mateo 28:20 “…he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

Pablo nos dice en este pasaje que citamos, que podemos escoger lo que vamos a pensar y nos dice qué clase de pensamientos debemos procurar tener en nuestras mentes.

Una de las cosas que más nos preocupan actualmente, son los asuntos financieros. No tener suficientes recursos para atender nuestras necesidades nos causa preocupación, y a veces nos olvidamos que tenemos un Dios que sigue y seguirá velando por nosotras.

Salmo 37:25 “Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan.”

Pero, preocuparnos por el mañana no es lo que debemos hacer, sino ocuparnos en el hoy… eso es lo que es verdadero, eso es lo que es bueno hacer. ¿Qué puede comenzar a hacer hoy por su futuro? ¿Quiere contratar un seguro de vida y puede pagarlo? Contrátelo…. ¿Quiere abrir cuentas de ahorro para sus hijos, hacer inversiones para ellos, ahorrar para su retiro, etc.? Dios nos ha dado sabiduría para hacer previsiones, pero gastar nuestras energías en pura preocupación, es hasta ridículo. Cada día trae su afán y es mejor para nosotras, desde todo punto de vista, permanecer confiando en el Señor mientras hacemos lo necesario. El miedo trae más miedo. Podemos escoger siempre lo que pensaremos y lo que dejaremos entrar en nuestras mentes.

Otra cosa que suele preocupar mucho a algunas jóvenes es lo concerniente a su futuro matrimonio. ¿Me casaré o no me casaré? ¿Con quién me casaré? ¿Cuándo? Y mientras están con esa preocupación, no piensan que mientras esperan en la voluntad del Señor en este asunto, pueden estar cultivando sus vidas en preparación para su matrimonio… aprendiendo a administrar un hogar, practicando tomar responsabilidades en sus casas, entrenándose para llevar una vida de servicio al lado del siervo del Señor con quien aspiran casarse, etc… el temor a quedar soltera, a casarse mayor, a no tener hijos, etc., les hace perder la perspectiva… las incapacita para actuar y enfocarse en pensar y hacer lo que es útil y provechoso.

Pensemos un momento… ¿Cuál es mi realidad actual? ¿Qué cosas demanda esta realidad de mí ahora mismo? ¿Cómo estoy respondiendo a esas demandas cada día? ¿En qué etapa de mi vida estoy y cómo la estoy encarando? ¿Qué es lo que viene a continuación? ¿Qué puedo empezar a hacer para tener una transición tranquila a esa nueva etapa?

No debemos olvidar que muchas veces, el temor viene porque pensamos mucho en el “yo”… ¿cómo voy a hacer yo? ¿y si yo no…? ¿qué me pasará a mí si…? muchas preguntas…. demasiadas. Y la respuesta siempre es preocupante si pensamos que estamos solas frente a esas situaciones. No podemos enfrentar las aflicciones con nuestras propias fuerzas… ya lo sabemos. Es imposible.

Otra cosa que nos preocupa es… envejecer. A unas más que a otras, pero nos preocupa. Pero, ¿qué puedo hacer mientras eso ocurre?  Podemos empezar por recordar estos pasajes:

Isaías 46:4 “Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y guardaré.”

Salmo 71:14-19  “Mas yo esperaré siempre, y te alabaré más y más. Mi boca publicará tu justicia y tus hechos de salvación todo el día, aunque no sé su número. Vendré a los hechos poderosos de Jehová el Señor; haré memoria de tu justicia, de la tuya sola. Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, y hasta ahora he manifestado tus maravillas. Aun en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir, y tu justicia, oh Dios, hasta lo excelso.”

Seguido de eso, podemos tomar precauciones con nuestra dieta y ejercicios, hacernos los chequeos médicos que sean necesarios… cuidarnos un poco más y ser más concientes. Podemos envejecer con gracia si así lo queremos. Es necesario que aprendamos a aceptar las etapas de la vida cuando nos vayan llegando, con gozo, con agrado, con gratitud, y que aprendamos todo lo que podamos de cada una de ellas. Muchas de nosotras talvez ya estamos criando los hijos que el Señor nos dio… ¿qué sigue luego de eso? Francamente, la menopausia, querida amiga… no importa que usted tenga 30 años, o que esté pensando tener uno o dos hijos más… si el Señor se los concede, sepa que luego, la menopausia es su siguiente parada. ¿Qué puede comenzar a hacer hoy para que esa transición sea lo menos traumática posible? Hágalo entonces!!

Las madres de niños pequeños están en la etapa de la puesta y la quitada de los pañales, de limpiar caritas y manitas sucias, de recoger muchos juguetes todo el día, de salir cargando muchas cosas que no son para ellas, etc. Pero esa es solo una etapa… luego viene la Escuela… a lavar uniformes llenos de pintura o coser roturas, volverán a hablar de los círculos, los cuadrados, los triángulos, a cortar papel, a pegar figuritas, a dibujar paisajes, letras, líneas, a usar crayones… y así… pero son tan solo etapas… cómo las encare hace toda la diferencia. Si escoge pensar que es fastidioso, que le consume mucho tiempo, que ya no puede dedicarse tanto a sus propias cosas… amiga, su hijo crecerá y pasará sus etapas, y el recuerdo que habrá quedado en él será el de una mamá que no quiso acompañarlo o que lo hizo entre rezongos y quejas… lindo recuerdo para llevarse a la vida adulta, ¿verdad?

Pero las madres creyentes también nos preocupamos por la conversión de nuestros hijos… ¿Tendrán un corazón dócil para la Palabra del Señor? La conversión de ellos tampoco es algo que podamos producir o controlar, pero, ya la Biblia dice lo que podemos hacer para preparar el terreno del corazón de nuestros hijos para el Evangelio. No podemos hacer nada más ni mejor que eso: preparar los corazones de nuestros niños, instruirlos, hablarles día y noche del Señor y vivir vidas que muestren lo que deseamos que ellos sean en el futuro próximo. Lo demás, es tarea del Señor.

Y lo que más miedo les da a la mayoría es… morir. Muchas veces es un miedo no directamente por nosotras mismas al encarar ese momento, sino al pensar en los seres que amamos y que quedarán sin nosotras. Pero no hay como las promesas del Señor para casos como estos. El será siempre el guardador y proveedor de los que dejemos.

Creo que no es tan difícil recordar las promesas del Señor cuando pensamos en nuestra propia muerte. Pero no es igual cuando pensamos en la muerte de las personas que más amamos, que podrían partir antes que nosotras. La idea de perderlos, nos trastorna a veces. Pero, aunque ya sabemos que moriremos, no hay por qué tener una actitud pesimista, negativa, fatalista, descuidando nuestra salud y nuestras actividades. Si el Señor ha sido nuestro guía a lo largo de nuestras vidas, no hay por qué ser trágicas…

Salmo 73:24 “Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria.”

Salmo 23:6 “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.”

Salmo 56:3 “En el día que temo, yo en ti confío.”

Vea por un momento la actitud de David cuando estaba por morir el hijo que tuvo con Betsabé…

II Samuel 12: 16-23 “Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra.  Y se levantaron los ancianos de su casa, y fueron a él para hacerlo levantar de la tierra; mas él no quiso, ni comió con ellos pan.  Y al séptimo día murió el niño; y temían los siervos de David hacerle saber que el niño había muerto, diciendo entre sí: Cuando el niño aún vivía, le hablábamos, y no quería oír nuestra voz; ¿cuánto más se afligirá si le decimos que el niño ha muerto?  Mas David, viendo a sus siervos hablar entre sí, entendió que el niño había muerto; por lo que dijo David a sus siervos: ¿Ha muerto el niño? Y ellos respondieron: Ha muerto.  Entonces David se levantó de la tierra, y se lavó y se ungió, y cambió sus ropas, y entró a la casa de Jehová, y adoró. Después vino a su casa, y pidió, y le pusieron pan, y comió.  Y le dijeron sus siervos: ¿Qué es esto que has hecho? Por el niño, viviendo aún, ayunabas y llorabas; y muerto él, te levantaste y comiste pan.  Y él respondió: Viviendo aún el niño, yo ayunaba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño?  Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? Yo voy a él, mas él no volverá a mí.

Esta actitud causó el asombro de muchos, pero es la actitud correcta ante la partida de nuestros seres amados… debemos hacer todo lo que podamos por ellos, con todo nuestro corazón, con todo nuestro amor, pero una vez que el Señor ha tomado sus vidas, ya podemos levantarnos, darle gracias al Señor por la vida que le dio a esa persona y continuar.

Amiga, no deje que los temores la invadan y anulen su capacidad de pensar con cordura y de actuar con sabiduría… ¿el Señor es su Salvador? Pues, bien… su principal problema está resuelto. ¿Cree que lo demás que le preocupa es algo complicado para el Señor? Ni siquiera es necesario responder a eso.

Premio al mejor blog

Saludos a todas!!!!… esta semana pasó algo inusual. Nos nominaron para un premio… El premio Best Blog, que consiste en que se valora lo que aporta un blog que haya salido recientemente, y que tenga temas interesantes; es un reconocimiento que hace otro blog, y se nominan a su vez a otros.

Aceptamos esta nominación porque es una oportunidad de contactarnos con y conocer a más personas, compartir el Evangelio con ellas y serles de bendición. No nos interesa la fama ni el reconocimiento excepto de parte de Dios, pero sí nos gustaría saber los alcances que estamos logrando para poder ayudar más. Hay ciertos requisitos que llenar para participar, entre ellos, hacer esta publicación además de:

  • Seguir al blog que te nomina en alguna de las redes sociales.
  • Agradecer la nominación con un comentario en esta entrada.
  • Visitar el resto de blogs que han sido nominados con el tuyo.
  • Responder 11 preguntas que hace el blog que te nomina.
  • Contar 11 cosas sobre ti ¡Lo que quieras!
  • Nominar 11 blogs con menos de 200 seguidores, ya que son recientes
  • Avisar a los nominados.
  • Realizar 11 preguntas a los nominados.

Once cosas sobre mí:

 No soy la única que aporta a este sitio, pero soy la que redacta las entradas así que, tendré que hablar:

1.- Amo a mi esposo y a mi hijito con todo mi corazón.

2.- Me encanta mi profesión como maestra de violín.

3.- Me gusta comprar juguetes educativos para mi hijo.

4.- Conocí al Señor Jesús como Salvador de mi alma cuando era una niña.

5.- Soy hija de un maravilloso Pastor, y esposa de otro maravilloso Pastor.

6.- Me encanta tener libretas lindas para escribir.

7.- Descargo programas radiales que me interesan mucho, sobre todo del sitio https://www.avivanuestroscorazones.com/

8.- Tengo 14 años de matrimonio feliz!!

9.- Planeo enseñarle música a mi hijo de 2 años y medio.

10.- Pronto tendré mi primer cuñada por el lado de mi hermano, que próximamente se casará.

11.- Soy maestra de mujeres en la Escuela Dominical de mi congregación.

Nominados:

http://eventosunidasencristo.blogspot.com/

http://convisiondehogar.blogspot.com/

http://ensucamino.blogspot.mx/

http://www.delostales.blogspot.com.ar/

https://postesdecasa.wordpress.com/

https://quenosemeolvide.wordpress.com/

http://enlosbrazosdedios.com/

http://mujervidamama.blogspot.com/

http://dulcefragancia-mujer.blogspot.com/

http://hechoencasabyoli.blogspot.com/

http://mieducacioncreativa.com/

Preguntas que nos hicieron:

El blog que nos nominó es http://diaadiamimenu.com/blog/2015/02/25/premios-best-blog/, y sus preguntas para nosotras fueron:

1. ¿De que hablas en tu blog?

De temas bíblicos en varias modalidades: el mensaje del Evangelio, reflexiones, estudios bíblicos por series, aprendiendo a ser madres creyentes, noviazgo y matrimonio entre otras cosas. También compartimos materiales para descargar en PDF y música.

2. ¿Qué te hizo crear tu blog?

Ya teníamos pensado hacerlo, pero no habíamos dado el paso hasta que una Maestra Bíblica muy querida para nosotras, dio el empujón final para hacerlo. Pensamos que sería bueno para compartir el Evangelio y nuestras experiencias en la vida cristiana con otras mujeres alrededor del mundo.

3. ¿Qué personalidades famosas sentarías juntas a la mesa en la cena de tus sueños?

No son famosos porque lo hayan procurado, sino que su trabajo para la obra del Señor los ha hecho ser conocidos: Henry y Bárbara Tolopilo.

4. ¿En qué piensas que ha cambiado el mundo para mejor desde que eras pequeño?

Hay tecnología y muchos más recursos que han facilitado mi aprendizaje de la Biblia y de mi trabajo docente.

5.  ¿Cuales son los tres adjetivos que usarías para describirte?

Disciplinada, generosa, jovial.

6. ¿Cuando eras niña cual era tu serie de dibujos animados favorita?

Esa está difícil… Solo puedo decir una, así que diré: Lady Oscar.

7. Si pudieras aprender a hacer algo nuevo, ¿qué eligirías?

Medicina Natural.

8. ¿Cuál es el objeto más raro de tu habitación?

Un mueble blanco que heredé de una querida tía.

9. ¿Cuál fue el último libro que leíste?

Madres de la Biblia hablan a madres de hoy, de Kathi Macías.

10. ¿ Comes saludable?

La mayoría del tiempo.

11. ¿Cual es tu refrán o frase favorita?

La fe sola salva, pero la fe que salva nunca está sola.

Nuestras preguntas para los nominados: 

1. ¿De que hablas en tu blog?

2. ¿Qué te hizo crear tu blog?

3. ¿Conoces Jesucristo como tu Salvador personal?

4. ¿Cuál es tu libro favorito?

5.  Menciona tres recompensas que ha traído tu blog a tu vida personal.

6. ¿Haz podido hacer alguna amistad en línea con algunas(os) de tus lectoras(es)? Cuenta un poco.

7. ¿Cómo te resuelves para mantenerte publicando regularmente en tu blog?

8. ¿Consideras que el año pasado recibiste algún obsequio de parte de Dios? ¿Qué fue?

9. ¿Cuál fue el último libro que leíste?

10. Menciona tres formas en que cuidas tu salud mental.

11. ¿Qué es lo que te inspira para escribir?

Bueno… cumplimos… a ver qué sorpresas recibimos después de esto. “Gracias al Blog Día a Día mi menú”, por la nominación.

 

Los números de 2014

El personal de WordPress.com, como siempre, preparó un informe detallado del año 2014 sobre nuestro blog… por eso digo que no podemos dar suficientes gracias al Señor por saber que estamos llegando a tantas personas en diferentes lugares, y que podemos ser de utilidad y bendición para sus vidas. Gracias!!!!!

Que este año 2015, podamos servir aún más. Gracias a nuestros blogs amigos, que aportan también para nuestra edificación. Cuánta creatividad y entusiasmo nos transmiten…. que el Señor les bendiga mucho más este año.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 19.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 7 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Otras lecciones de los Juegos Olímpicos Sochi 2014

Por: Rebeca Argüelles de Manzanaresdescarga

Hebreos 12:1 “…despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante…”

Al estar disfrutando de las presentaciones individuales de los atletas en patinaje artístico de varones, ayer me disponía a ver a mi favorito, el ruso Evgeny Pluschenko… él y los otros 5 patinadores que iban a presentarse, salieron a hacer un breve calentamiento a la pista. Plushenko andaba por allí haciendo lo suyo, y de repente trató de hacer un salto y cayó muy mal e hizo un gesto de dolor… intentó hacer otro salto y nada….  luego, con sus manos en su espalda baja, fue hacia sus entrenadores, habló un momento con ellos y después se dirigió hacia los jueces, los saludó y les dijo unas breves palabras y allí fue cuando me llevé una gran sorpresa, junto con el resto del mundo… Plushenko debió retirarse de la competencia justo cuando ya le tocaba salir, porque sufría de un dolor en su espalda, seguramente en el mismo sitio en el que fue operado el año pasado. Tenían que haberlo visto… qué triste y molesto se veía, por tener que tomar esa dura decisión. El no quería retirarse, pero debió hacerlo porque su salud es más importante. Fue un momento en verdad dramático. 

De todo esto, estuve pensando en qué cosas tiene en común este suceso, con lo que es nuestra vida cristiana y la carrera o competencia de la que hablábamos anteriormente… hallé varias similitudes que quiero compartirles, junto con algunos datos sobre este personaje del que, por decirlo de algún modo, soy fan, ya por varios años.

1.- Plushenko, comenzó a patinar desde sus 4 años de edad más o menos… él nació en Siberia, donde como se imaginarán, el ambiente es absolutamente idóneo para practicar este deporte.

Muchas de nosotras no comenzamos la carrera cristiana desde nuestra edad temprana y en el ambiente más idóneo… resulta que a veces, llegamos al Señor estando de cierta edad, cuando ya no podemos servirle como lo hacen los jóvenes… otras veces, somos las únicas creyentes en nuestros hogares y nos toca luchar con nuestra propia familia porque no comprenden nuestra manera de vivir para el Señor. En nuestros centros de estudio o de trabajo, la situación es similar; estamos rodeadas de personas inconversas y el ambiente es muchas veces, hostil.

Para que alguien triunfe en este deporte del patinaje sobre hielo, muchas condiciones deben concurrir, sin las cuales no hay posibilidades de llegar a nada… pero para que una mujer creyente triunfe en su carrera cristiana, no importan las condiciones en las que inició su carrera: ella puede triunfar en todo lo que desee… no importa si conoció al Señor a los 10 años o a los 70, no importa si al momento de su conversión todos a su alrededor no eran creyentes, no importa si goza de perfecta salud o está muy enferma, si es casada, soltera, viuda o divorciada, si es madre soltera o si no es madre, si tiene padres o es huérfana, si es rica o pobre, si estudió o no lo hizo… ella puede triunfar sobre estas y otras muchas situaciones adversas, porque la única condición para ganar en la carrera cristiana no es ser las más rápida, la más alta o la más fuerte sino, tener puestos los ojos en nuestro Salvador. Hebreos 12:1-2 “corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…”

Solo veamos las condiciones en que Pablo corrió su carrera cristiana… todo lo tenía en contra, pero él fue un gran ganador. Nosotras podemos serlo también sin importar cómo se inició nuestra propia carrera. Desde luego, que si podemos cambiar algunas de las situaciones adversas con las que comenzamos a correr, debemos esforzarnos por hacerlo.

2.- Plushenko fue entrenado por excelentes maestros.

Temprano en su vida, Plushenko fue hallado por grandes maestros del patinaje para ser entrenado. La Escuela Rusa del patinaje artístico es increíblemente sólida y ha producido grandes campeones década tras década. Basta revisar la historia para verlo. Plushenko para el caso, tiene cuatro olimpiadas, donde ha ganado dos medallas de oro y dos de plata (de hecho, creo que es el primer patinador que logra hacer eso en Olímpicos)… ha sido 7 veces seguidas campeón europeo y tiene otras muchas distinciones.*

¿Y nosotras?… ¿Acaso no nos halló Jesús, el Maestro de maestros? ¿Acaso su Escuela no ha coronado a todos sus discípulos con la vida eterna siglo tras siglo? Así como Plushenko gozó de buena instrucción que lo hizo un gran triunfador en su carrera, nosotras también tenemos un Maestro que puede llevarnos al triunfo eterno.

3.- Plushenko ha sufrido lesiones importantes a lo largo de su carrera y se ha arriesgado mucho al someterse a complicadas operaciones para corregirlas y seguir compitiendo. 

La más reciente, fue en Enero de 2013 en su espalda, y aún así, estuvo presente en estas olimpiadas haciendo una gran presentación.

Sufrir lesiones en la vida cristiana… se me ocurre que podríamos asemejarlo a perder amigos por causa de Cristo, dejar pasar oportunidades de grandes y bien remunerados empleos porque interfieren con nuestro servicio al Señor, terminar relaciones sentimentales con personas que rechazan al Señor, renunciar a “brillantes carreras” por causa de la obra del Señor, etc…

¿Qué hizo Plushenko con sus lesiones? Buscó cómo corregirlas. Aunque eso significara correr un riesgo alto, pero él ama tanto su carrera que estuvo dispuesto a hacerlo para no abandonarla, para poder estar en ella un tiempo más. ¿Y nosotras? Hebreos 12:1 “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante…”

Corremos riesgos al perder amigos, al no aceptar empleos prometedores y cosas así… definitivamente sí. Pero lo hacemos para evitar algo que podría lesionarnos para siempre en nuestra carrera cristiana e inhabilitarnos para seguir en ella. Ya hemos visto historias de cómo las malas compañías, el amor al dinero y a la fama, los caprichos del corazón y cosas semejantes, han arruinado las vidas de otros que iban corriendo junto con nosotros. No vieron esas cosas como un peso del cual debían deshacerse… talvez pesaron que podían seguir corriendo la carrera cristiana y amando al dinero al mismo tiempo por ejemplo… eso no se puede… el resultado de seguir así son lesiones graves de las cuales muchos no se recuperan y los que sí lo logran, regresan a la carrera con muchas limitaciones.

Los deportistas de alto rendimiento como Plushenko, jamás hacen cosas que puedan causarles una lesión… ellos entrenan con el mejor equipo, en las mejores condiciones posibles, vestidos con ropa idónea, se alimentan y descansan bien, pasan pensando cómo mejorar, etc… Ellos le prestan atención al menor signo de dolor o incomodidad en sus músculos y se atienden pronto para que eso no les estorbe su carrera. Lo que me llama la atención es la conducta de muchas mujeres cristianas (y hombres también), que a veces hacen todo lo contrario… se ponen a sí mismas con frecuencia en situaciones muy peligrosas, ignoran las señales de alerta, no distinguen las tentaciones que les rodean… parecen andar buscando lesionarse… es increíble. ¿Cómo pueden hacer esto? Lo que más temen los deportistas es lesionarse, pero algunas personas que dicen ser creyentes se portan de modo tan temerario con el pecado que hasta asusta; no temen lo que puede pasarles… no se cuidan a sí mismas, no toman precauciones, y lo que es peor, al hacer esto, demuestran que la carrera cristiana, que es la más importante en la vida, no les importa.

4.- Cuando Plushenko se retiró de la competencia, dejó a los demás competidores y al público, muy afectados. Hebreos 12:1 “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos…”

No puedo decirles cómo se sintió el ambiente cuando Plushenko se retiró… el público quedó desilusionado, los demás patinadores sorprendidos… todo se puso feo después de eso. Su salida definitivamente los afectó a todos. 

¿Cree que su vida cristiana es cosa solo suya? No amiga… Plushenko se retiró debido a su lesión que no se la causó él mismo, pero cuando usted o yo, hacemos cosas para lesionarnos espiritualmente, y a causa de eso abandonamos la carrera, afectamos las vidas de otros, y a veces, de manera muy grave. 

Cuando los adultos nos provocamos lesiones, es decir, caemos en pecado, los jóvenes que atestiguan nuestra carrera, se desmotivan, se desaniman grandemente, y lo que es peor, quizá un día opten por imitar nuestro mal ejemplo y queden fuera de la carrera y sin opción al premio. 

Y, ¿cree usted que solo aquí en la Tierra la observan? No amiga… en el cielo están los santos que se han adelantado a nosotras, ellos nos ven también; los ángeles, el Señor Jesucristo, el gran Acusador de los creyentes desde luego que no pierde detalle tampoco. La nube de testigos que los creyentes tenemos es inimaginable. Por ello Pablo nos exhorta a correr dignamente nuestra carrera, a no hacer trampa, buscar atajos, causarnos lesiones, etc. 

5.- Plushenko probablemente se retire del patinaje ahora, a sus 31 años de edad. 

Vean qué corta puede ser la carrera de un patinador… por eso, ellos están tan urgidos de ganar lo más que puedan, porque saben que su tiempo es corto. Su cuerpo, con todo y lo mucho que lo cuidan, no soportará por muchos años el rigor de esa disciplina. Pero ellos están convencidos que lo mucho que sacrifican, vale la pena, por el premio al que aspiran. I Corintios 9:25-27 “Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,  sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre…” 

¿Y nosotras? ¿Cuánto creemos que vamos a vivir? A muchos el Señor les concede llegar a una edad avanzada en la carrera cristiana, pero yo no sé si a mí me lo concederá… ¿cree que a usted sí? Precisamente porque no podemos saber esto con certeza, deberíamos ver las cosas como las ven estos patinadores… el tiempo es corto, no nos queda mucho en realidad para servir, para ganar almas, para crecer… pero, ¡¡¡debemos estar tan convencidas como ellos, que el premio al que aspiramos lo vale todo!!! Si no es así, nuestra carrera será mediocre, pobre en resultados… llegará el día en que veremos hacia atrás, la huella que hemos dejado, y no hallaremos nada… qué lamentable será esto.

Plushenko puede retirarse ahora, satisfecho, feliz, de ver su huella, la historia que escribió, de los muchos patinadores que están siguiendo sus pasos de excelencia, etc… ¿Qué historia está escribiendo usted? ¿Habrá alguien que siga sus pasos en una vida cristiana digna y bien vivida? 

Hay muchas otras cosas que podría decir, pero, por ahora me detendré… ciertamente que estos Juegos Olímpicos de invierno, han sido especiales. Están surgiendo nuevas figuras jóvenes que prometen mucho para los siguientes Juegos… ya los veremos. Pero en el plano espiritual, ya vimos que estos sucesos pueden servirnos a los creyentes para reflexionar sobre nuestras propias vidas. 

Al Señor gracias por haber creado personas tan excepcionales como este patinador… Plushenko nunca sabrá que al verlo patinar, mi esposo y yo nos admirábamos de la obra del Señor en el cuerpo humano… a Plushenko, gracias por esas cuatro inolvidables olimpiadas… Y nosotras, que podamos seguir en nuestras carreras, para la gloria del Señor. 

 

 

*Si les da curiosidad, aquí pueden ver los triunfos de este gran patinador:  http://www.sochi2014.com/en/athlete-evgeni-plushenko

Feliz 2014…

Queridas amigas y hermanas, por la gracia de Dios hemos llegado hasta aquí, y también con la compañía de las oraciones de cada una de ustedes y su cariño… deseamos que 2014 traiga para ustedes nuevas oportunidades de servir al Señor, de mostrar amor a sus esposos, hijos y demás familiares.

Si ha estado pensando que es hora de recibir a Cristo como Salvador, que este sea el año en que lo haga… si ha estado visitando una Iglesia pero no se ha convertido en miembro de ella, que tome este año su decisión para hacerlo… si ha pensado que debe leer más la Biblia, si cree que puede realizar un trabajo en la obra de Dios, si piensa que quiere estudiar un libro de la Biblia, lo que sea!!!… que este sea el año en que ese plan deje de ser solo un plan y se haga realidad.

Que el Señor les bendiga queridas hermanas y amigas. Gracias por acompañarnos aún… sigamos esperando juntas el día de nuestro encuentro con el Señor.

Con amor en Cristo.